Adiós al ombudsmal

Se acaba una época, la peor, en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ); Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, que ha sido el más malo, terrible, espantoso, malvadísimo, el peor de los peores ombudsman del mundo, el menos defensor de los derechos humanos y definitivamente el que más malo nos ha salido en la institución que preside por motivos políticos y no por méritos ciudadanos, por fin tiene que irse. Y es que de acuerdo con el artículo 22 de la ley de la CEDHJ, el presidente puede durar en su cargo hasta cinco años y no puede ser designado para un tercer periodo. A Álvarez Cibrián se le acabó el patín el pasado 24 de enero.

¿Por qué me cae tan gordo? Veamos.

En lo que lleva a cargo de la CEDH ha cometido las siguientes barbaridades de valor curricular:

Tiene un sueldo de 148 mil pesos en una oficina donde prácticamente escasea el papel sanitario.

Los colectivos de derechos humanos más que apoyarlo han impugnado su elección (la reelección de Álvarez Cibrián fue impugnada en febrero de 2012 por cerca de 20 organizaciones civiles, que denunciaron el desvío de recursos humanos y materiales de la CEDHJ para garantizar que los diputados votaran a favor del ombudsman para el periodo 2012-2017. –Proceso-)

La Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México lo expulsó de sus filas por andar “usurpando funciones que no son suyas para beneficio propio y no del gremio” entre otras linduras. La red lo acusa de ser ejemplo de mal ejemplo, demostrando “lo que no debe hacerse con los derechos humanos como política de estado en Jalisco”.

Y él es la prueba contundente de lo que sucede cuando las instituciones que deberían defender a los ciudadanos caen en manos de personas opacas cuyo interés es hacer carrera política y no proteger derechos fundamentales. Es decir, cuando las instituciones se convierten en basura.

Cibrián ha comido bien, muy bien, desde que ingresó a la CEDHJ, pero cuando ha sido hora de pronunciarse en temas como la igualdad de derechos, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la fuerza única, las desapariciones o cualquier cosa que medianamente sea polémica, entonces se le atora el bocado.

Cuando –por ejemplo– la Suprema Corte dictaminó que las personas del mismo sexo podían casarse, el ombudsman, en un acto de prestidigitación, desapareció sus derechos y dijo, en pocas palabras, que las personas gay, bisexual o transexuales ni existen ante la ley y por lo tanto no era posible defenderlos ante arbitrariedades de autoridades que se negasen a registrar sus matrimonios. Es decir, a pesar de que la corte había ordenado y que la dirección era clara, Cibrián prefirió los vientos políticos locales, quedar bien y bolear zapatos que trabajar por los derechos de todos.

En otro momento dijo que las marchas estorbaban el derecho al libre tránsito y entonces pues no estaba bien que existieran.

Y podría seguir enumerando barbaridades como el hecho de que muchas denuncias caen en las manos de los denunciados, es decir trabajó con el gobierno filtrando información, denunciantes llegaron a ser amenazados por sus denunciados pidiendo que los dejaran en paz, que ya sabían que se habían quejado ante la CEDHJ y cosas por el estilo.

Lo bueno, es que, a diferencia del caso de Godoy, en este hay al menos un detalle de justicia poética y es que la liquidación de cinco milloncitos de pesos con la que soñaba existirá tanto como su buen desempeño: es decir, será nula.

Y es que, después de una larga lucha por parte de la sociedad civil, el consejo ciudadano de la CEDHJ dejó sin efecto un acuerdo que daba a los ombudsman altos finiquitos.

No le deseo mal pero ojalá la vida lo trate como él trató a los que debía defender, que las puertas del presupuesto se le cierren y se vea obligado a ganarse la vida honradamente.

Zul de la Cueva
Acerca de Zul de la Cueva 28 Artículos
Gente vagamunda, inútil y sin provecho. Esponja del vino y gorgojo del pan

3 Comments

  1. Punto de vista mediocre. Pensé daría el autor fundamentos, argumentos y motivaciones suficientes del porqué no fue buen ombusman el Lic. Felipe, pero pues me encuentro con un vómito de chismes de vecindad. Este autor solo es recordado por ser corrido del Gobierno de Zapopan por andar borracho.

    • “Este autor solo es recordado por ser corrido del Gobierno de Zapopan por andar borracho” …Pensé daría el sr Fabián de la Peña fundamentos, argumentos y motivaciones suficientes del porqué de su afirmación, pero me encuentro con un vómito de chismes de vecindad. Cuánta gente habita en el motivo de su queja. En cuanto a las razones por las que el ombudsmal es malo, bueno, no sabía que su sueldo era un chisme, tampoco que lo de las organizaciones que se quejaron era un chisme, ni que su expulsión del colegio de abogados es un chisme, ni que su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo o las marchas son chismes. Todo está documentado… a diferencia de la afirmación rotunda de usted… mi mamá me recuerda porque era bonito de chiquito, no por mis desmanes de adulto. También en la fuente me recuerdan por pagar a tiempo, y bueno, curioso que ud defienda a Felipe ¿lo ha invitado a comer con sus groseros viáticos o ni eso?

  2. “Ojalá la vida lo trate como él trató a los que debía defender, que las puertas del presupuesto se le cierren y se vea obligado a ganarse la vida honradamente”, así sea.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*