Alatriste y la vaca

Gustavo Alatriste, fallecido en 2006, fue un personaje curioso cuya vida podría inspirar varias series, libros o documentales referidos a cierta picaresca nacional.

Ganó fama mundial por haber sido productor de Viridiana, Simón del Desierto y El Ángel Exterminador, célebres y aplaudidas películas de Luis Buñuel. Pero además fue empresario mueblero, propietario de la popular revista Sucesos Para Todos (por cuya nómina pasó gente como García Márquez, Rius, Raúl Prieto y Naranjo, entre otros), actor y director de sus propias películas y promotor de cines de arte en diversas ciudades del país y en la capital –suyo era el edificio de cines donde hoy está el famoso Plaza Condesa en la Ciudad de México–, entre otras cosas. También se hizo famoso por haber tenido parejas célebres como Silvia Pinal –con quien procreó a Viridiana, la hija trágicamente fallecida a sus 19 años en un accidente automovilístico–, María Félix, Ariadne Walter y Sonia Infante.

En Guadalajara, ciudad en la que vivió de joven, quiso edificar en la década de los 90 unos ambiciosos estudios para producción de cine, video y televisión en terrenos que compró a precio ridículo a Pensiones del Estado, en la zona donde hoy está el fraccionamiento Valle Real, en Zapopan. El proyecto finalmente quedó en eso.

También en estos rumbos había abierto en la década de los 70 varios cines que exhibían películas insólitas, imposibles de verse en las pantallas comerciales. En el Cine del Estudiante, por ejemplo, se podían ver cintas antibélicas como Johnny tomó su fusil; películas con temas de drogas como Joe; cine de cierto cariz experimental como Zabriskie point de Antonioni o Trash, dirigida por Andy Warhol; o las del propio Alatriste, supuestamente de crítica social pero con un trasfondo moralista muy elemental como QRR o México, México, ra ra ra. Aunque se dice que su verdadero negocio no estaba en la exhibición de ese tipo de cine sino en las dulcerías adyacentes a las salas.

El ya mencionado Cine del Estudiante, llamado así por su vecindad con el edificio de rectoría de la UdeG, y donde algunos cultivamos nuestro gusto cinematográfico hace mucho tiempo, está cerrado desde hace demasiados años. Un conflicto laboral, sumado a los pleitos por la herencia de Alatriste que han protagonizado su exmujer Sonia Infante y sus hijos, lo han mantenido en ese estado. En alguna época se rumoró que la UdeG lo adquiriría para convertirlo en un espacio para las artes escénicas, pero no ocurrió. Sigue cerrado y abandonado. Y a pesar de su abandono, se encuentra en una zona activa y vital: colinda con la placita bautizada –de un modo un tanto artificial– como “Rambla Calaluña”, que a su vez es vecina del Museo de las Artes de la UdeG, en donde antes estuvo la Rectoría de la Universidad.

Hace algunos años se celebró en Guadalajara el llamado Cow Parade, donde a diversos artistas se les encomendó la decoración de vacas de fibra de vidrio que se exhibirían en diferentes puntos de la ciudad. Una de las piezas más llamativas fue la encargada al artista Iván Puig, cuya decisión fue simple: atornillar su vaca en lo alto del muro lateral del Cine del Estudiante, el que da hacia la placita. Durante muchos años la divertida ocurrencia de Puig, la insólita vaca trepadora, adornó aquel muro que ha sido también objeto de diversas intervenciones artísticas –acaso la mejor haya sido el mural antibélico de Antonio Ramírez. Hace unos días comenzó a pintarse un nuevo mural ahí. El artista invitado decidió que la vaca estorbaba a su idea, por lo que fue desmontada.

No dudo que el propio Iván Puig la haya concebido como una obra efímera. Sin embargo, la desaparición de la vaca ha causado en estos días extrañeza y hasta indignación entre quienes la juzgaban una apreciable y divertida parte de la decoración de la zona.

El nuevo mural avanza, la vaca desapareció, Silvia Pinal anuncia una bioserie de televisión sobre su difunto exmarido Alatriste, la rectoría de la UdeG se mudó al edificio de enfrente, la calle Escorza ahora se llama de otro modo, la Rambla Cataluña es custodiada por una amanerada escultura de San Jordi… y el cine sigue cerrado.

Alfredo Sánchez
Acerca de Alfredo Sánchez 36 Artículos
Músico // periodista // hombre de la radio

1 Comment

  1. Ya faltan pocos decenios para que se resuelva el tema del intestado del inmueble. Cruzar los dedos para agilizar el litigio.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*