El Anagrama le cumplió al público

Alrededor de 18 mil tapatíos disfrutaron la primera edición del festival. Foto Anagrama Festival

|| Una mezcla de sonidos y espectadores se reunieron en el Parque Trasloma para dar vida a la primera edición del festival Anagrama

| Por Jonathan Bañuelos |

La primera edición del festival Anagrama se realizó en buenos términos y cumplió con sus promesas. Durante más de diez horas hubo diversidad de sonidos y estilo que pudieron disfrutar 18 mil tapatíos.

Contra todo pronóstico, el calor no fue tan atosigante. El sol quedó oculto por unas nubes grises y el viento soplaba de cuando en cuando para ofrecer una tarde agradable para escuchar a todas las bandas que se podían.

El tianguis de diseño La Mirilla, que se instala en la colonia Providencia, tuvo su representativo en el Parque Trasloma, por lo que el festival Anagrama fue sinónimo de variedad en gastronomía y venta de accesorios.

La pasarela de moda la ofreció el público: cabellos teñidos color pastel, camisas con estampados tropicales, blusas ombligueras, diademas con arreglos florales, mocasines aterciopelados, gafas de colores, y sombreros primaverales al estilo señora de primera clase del Titanic.

El festival tomaba forma al ritmo de Wet Baes y AJ Dávila, pero fue alrededor de las 18:00 horas, con la participación de los mexicanos de Little Jesus cuando se percibió que la fiesta estaba por comenzar y que se pondría buena.

La noche cayó sobre el Trasloma y fue perfecto para que los juegos de luces de los escenarios complementaran la experiencia sonora de Ra Ra Riot, Young The Giant y Mac Miller.

Una de las bandas más esperadas fue Crystal Castles, quienes ofrecieron un show que gustó al público. Edith Frances, la “nueva” vocalista del combo canadiense dio muestras de porqué Ethan Kath confió en ella para continuar con un proyecto que prácticamente estaba terminado.

Crystal Castles es un proyecto que sigue vivo gracias a la incorporación de Edith Frances. Foto Anagrama Festival

Ante el clamor del público, Foster The People se unió a la jornada de beats electrizantes, voces con eco, sintetizadores atmosféricos, guitarras reverb y múltiples efectos sonoros.

La noche, ya con destellos de madrugada, cerró con Girl Talk y Robert Delong. Aunque no fueron los 25 mil espectadores que esperaban los organizadores del festival, la entrada no está para desdeñarse: 18 mil personas se congregaron para bailar, según una publicación del Anagrama en su Facebook.

Si la entrada no estuvo tan mal, las bandas cumplieron lo esperado y la experiencia vivida en el festival fue agradable, sólo queda esperar si los promotores del concierto deciden volver el próximo año a Guadalajara.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*