Chávez veía a Marcos como un ovni

| Presentamos la primera parte de la entrevista del periodista mexicano con el analista Ignacio Ramonet, el español que por años dirigió la influyente publicación francesa Le Monde Diplomatique

| Por Diego Osorno |

Nueva York. No resulta sencillo entender al complejo mundo de hoy sin las reflexiones que ha aportado Ignacio Ramonet, uno de los principales teóricos de la comunicación moderna. El compendio de sus libros abarca títulos como La explosión del periodismoLa tiranía de la comunicaciónLa golosina visualPropagandas silenciosasLa tecnología: revolución o reformaLa crisis del siglo

Pero este intelectual español, que dirigió Le Monde Diplomatique durante largo tiempo, es uno de esos analistas a los que les interesa acercarse a la realidad y además está comprometido con el intento de cambiar al mundo. Eso explica que a su vasta producción académica haya que sumar libros de sendas conversaciones con Fidel Castro, Hugo Chávez y el Subcomandante Marcos, algunos de los demonios favoritos del continente. También se entiende así el que Ramonet haya creado e impulsado el Foro Social Mundial, una iniciativa en la cual convergieron diversos liderazgos sociales que luego gobernaron América Latina.

La entrevista con este hombre referente de los inicios del movimiento altermundista global ocurre en una cafetería frente a Washington Square, tras el fin del simposio “Telling the Revolution”, organizado por el cronista estadounidense Jon Lee Anderson, quien esta primavera da un curso sobre el asunto en New York University. En el congreso y en esta entrevista participó también la periodista mexicana Blanche Petrich. Esta es la primera de las tres partes de la conversación con Ramonet.

***

Diego Enrique Osorno: En 1994 irrumpe, en la escena internacional el zapatismo, usted, además de conocer de manera directa la experiencia el proceso, ha hecho un análisis, una teoría sobre el zapatismo y la comunicación. ¿Cuál es el balance que hace a la distancia?

Ignacio Ramonet: ¿Por qué nos interesó el zapatismo en el 94? Independientemente del carácter, digamos pintoresco, para llamarlo de cierta manera, de aquel movimiento. Me refiero a las máscaras con las que el subcomandante teorizó, tranquilamente, cuando decía: “¿Quieres saber quién es el Subcomandante Marcos? Mírate en un espejo”. Y que luego Chávez retomó más tarde diciendo: “Todos somos Chávez”.

Entonces, independientemente de esto, el EZLN es la primera “guerrilla” (entre comillas) que precedía la caída del muro de Berlín, cuando ya parecía que esa forma de lucha estaba fuera de lugar. No sólo por la caída del muro de Berlín, sino porque todos los acuerdos de paz de Centroamérica se firmaron inmediatamente después de la caída del muro de Berlín, de la caída de la Unión Soviética. Esto parecía ser un reconocimiento de la dependencia de esas guerrillas de la Unión Soviética. Entonces, cuando las guerrillas admitieron que ya en este nuevo contexto era muy difícil seguir, que no había, digamos, una retaguardia, aparece esta guerrilla zapatista, y esto ya era original.

Luego quizás lo que interesa es que en un segundo tiempo, el movimiento zapatista comienza a hacer análisis de la realidad mexicana y nos dimos cuenta de que poca gente conocía la realidad mexicana.

Pero esencialmente, los análisis que hace el movimiento, que hace el Subcomandante Marcos de la relación con el poder, del momento histórico geopolítico, son muy originales, muy innovadores y muy esclarecedores. Es decir que el Subcomandante va a explicar rápidamente que él está en lucha por los derechos de los pueblos originarios, está en lucha por la justicia social en México, pero esencialmente está en lucha contra lo que vamos a llamar el neoliberalismo y que aún en 1994 no ha alcanzado su apogeo.

Evidentemente hoy el neoliberalismo está en una fase de reconstrucción después de haber padecido un violentísimo golpe en el 2008 con la caída de Wall Street, con la entrada de la crisis financiera, pero en el 94 aún no alcanza su apogeo. Su apogeo lo va alcanzar entre el 95 y 2000, pero ya el Subcomandante ve todas las consecuencias de lo que está ocurriendo.

DEO: De todos estos planteamientos, ¿cuál es la gran idea que aporta el zapatismo a la reflexión mundial?

IR: Lo que yo explicaba también como una gran idea es el hacer una guerrilla no para conquistar el poder (porque el poder ya está en otro lugar que hay que identificar, puesto que el poder es el poder financiero). Hoy en día, cuando un presidente llega a ser presidente, se pone a la orden del Capital Financiero Internacional, porque son las finanzas las que mandan en el capitalismo. En el seno del capitalismo no mandan las empresas, mandan las finanzas. Las empresas obedecen a las finanzas porque quien manda en las empresas es el accionista, eso es algo que mucha gente no lo ha entendido.

El carácter del movimiento zapatista se internacionaliza muy rápidamente y entonces el subcomandante va a convocar encuentros intergalácticos, y eso tuvo mucha influencia. ¿Por qué razón? Si hablamos para nosotros (yo hablo como Le Monde Diplomatique, periódico y grupo intelectual que en Francia hacíamos ese análisis con teóricos como Pierre Bourdieu), nos obligó a pensar más lo que es la financiarización, lo que es la globalización y la necesidad de que, si el capitalismo se globalizaba, había que globalizar las luchas.

DEO: ¿Y de internet como una herramienta de resistencia global?

IR: Yo digo que el primero que lo dice es el Subcomandante. ¿Qué significa eso? Significa sencillamente que el Subcomandante está indicando una ruta que es el neointernacionalismo, es decir, que hay que inventar un internacionalismo nuevo. Antes estaba el internacionalismo de Marx, de la era industrial, pero hay que hacer ahora un internacionalismo de la era digital y, por otra parte, es el primer dirigente de un movimiento insurgente que está con los dos pies en la era digital.

En el 94 te tienes que reflexionar e interrogar, ¿quién usaba internet en el 94? Internet se inventa en el 89; en el 94 muy poca gente disponía de él; sólo en algunos lugares de Estados Unidos, Canadá, países muy avanzados. En Europa, nosotros como Le Monde Diplomatique, empezamos en internet hasta el 94.

A partir de este análisis zapatista creamos ATTAC, por ejemplo, que fue la punta de la lanza de la Batalla de Seattle cinco años después, porque además, el subcomandante, con una gran capacidad, nos alerta de que entramos en un periodo en el que el capital financiero internacional va a querer desde el punto de vista geopolítico que el mundo esté regido por los tratados de libre comercio, es decir, lo que va a gobernar al mundo no son los acuerdos geopolíticos entre jefes de Estado, sino los acuerdos entre grupos financieros y empresariales que se reparten el comercio internacional, y por eso la ONU en este tiempo es la OMC, que se acaba de crear en ese momento. Y ahora estamos saliendo del periodo de los tratados, pero han transcurrido unos 28 años.

Lo que quiero decir es que el subcomandante aquí ha sido un precursor de muchas cosas. Los encuentros intergalácticos nos llevaron a imaginar a nosotros el Foro Social Mundial, que es una propuesta que yo hice; el Foro Social Mundial contra el Foro Económico Mundial. Y el Foro Social Mundial era precisamente el nuevo internacionalismo, con la entrada en escena de un nuevo actor político social que ya no es el partido, que ya no es la guerrilla, sino el movimiento social. Y en el Foro de Sao Paulo está liderado por el PT, y ellos habían aceptado el presupuesto participativo, entre otras cosas. Entonces viene todo el mundo: está Evo Morales (Bolivia) como sindicalista; está Rafael Correa (Ecuador) como economista; está Rafael Lugo (Paraguay) como participante, y ahí se forja el nuevo movimiento. También viene Hugo Chávez a explicar su política. Entonces la idea del Subcomandante nosotros la multiplicamos en el Foro Social Mundial. Ahí mismo surgen los movimientos sociales y estos reconstruyen la política antineoliberal en América Latina, y, curiosamente el Sub, digamos, no es bien entendido, porque cuando yo converso con Fidel y le hablo del Subcomandante, él me dice que es un personaje extraño, al que no acaba de entender muy bien.

DEO: ¿Qué no entendía Fidel Castro del Subcomandante?

IR: En las conversaciones conmigo me pregunta que por qué se llama Subcomandante y me cuenta: “Nosotros fuimos los que propusimos la idea del comandante, es decir, antes los insurgentes se llamaban general, como al General Pancho Villa, el General Sandino. Aunque no fuesen generales, eran todos generales, cuando se surgía, y nosotros inventamos comandante porque era el grado más bajo de la jerarquía militar. ¿Y ahora por qué este es un subcomandante?”. Yo le expliqué que es un subcomandante porque el comandante es el pueblo, y él manda obedeciendo, esa es nuestra cuestión… Chávez también decía que el Subcomandante era un “ovni” para él, una cosa extraña.

DEO: De toda esa generación, ¿Evo Morales podría ser quien más recoge abiertamente el discurso zapatista?

IR:Claro, por la cuestión de los pueblos originarios. Evo ve todo esto que dijimos, pero sí, digamos que Evo lo hace sobre todo por la batalla de Cochabamba. La batalla de Cochabamba es una batalla muy emblemática porque es la batalla contra la concepción neoliberal de que todo es mercancía. Eso lo entiende muy pronto, muy rápidamente: entonces el ser humano es mercancía, todo es mercancía, todo se compra y se vende. Este núcleo, digamos, del neoliberalismo, lo entendió perfectamente Evo, y eso el Subcomandante fue quien lo entendió y planteó desde 1994.


Agradecemos a El Barrio Antiguo por compartir este trabajo.

1 Trackback / Pingback

  1. Antes se hablaba del proletariado, ahora del precariado - Okupo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*