#CongresistasYA para Jalisco

Okupo

|Por Andrés Barrios|

Sin estar buscándolo durante los últimos años, he visto de cerca el trabajo que se hace en el Congreso local, específicamente en las aprobaciones de los presupuestos y en los procesos de selección y designación tanto del Ombdusman (titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco) como de los distintos puestos del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA).

Cada tres años las y los candidatos a diputados nos conquistan con sus discursos y promesas para conseguir nuestro voto. Me gustaba imaginar que en el recinto del Congreso se llevaban grandes deliberaciones donde esas personas con ideas conquistadoras las discutían y defendían con la misma energía que lo hacían en sus campañas. Nada más alejado de este imaginario es la realidad con la que se opera en el poder Legislativo.

Procesos indescifrables

Los procesos con los que se opera en el Congreso están diseñados de tal suerte que cualquiera que vaya a presenciar una sesión o se conecte a la transmisión no pueda descifrar qué es lo que está sucediendo: sesiones agendadas con menos de 24 horas de anticipación, considerables retrasos en los horarios establecidos para comenzar a sesionar, agendas legislativas que sacan con discrecionalidad, votaciones por código de clasificación y no por sus contenidos, emisión del voto por instrucción del líder de la bancada de cada partido sin deliberación en el pleno, recesos con incertidumbre de cuándo se reanudará la sesión (literal pueden durar meses en receso), votos sin un razonamiento público del porqué se votó de esa manera, y en ciertos casos, votaciones por cédula en las que el voto de cada diputado se pierde en el anonimato de una papeleta sin nombre en una pecera.

Desde mi experiencia he identificado que el trabajo de un legislador va más allá de asistir a las sesiones y trabajar leyes –los últimos esfuerzos por medir su productividad e incentivar su trabajo se limitan a esos criterios–, me gusta pensar que en el Poder Legislativo es un verdadero contrapeso a los otros dos, que es independiente y autónomo de lo que un gobernador o presidente municipal –últimamente– opinen, que tiene la capacidad de llamar a cuentas a aquellos personajes a quienes les dio una encomienda mediante una designación o a aquellos a quienes les aprobó un presupuesto y no lo usó de manera adecuada.

Para llegar a tener un Congreso así, estoy convencido de que el principal trabajo que tienen las y los diputados es el de ponerse de acuerdo, que deben actuar como una asamblea de congresistas buscando un objetivo común y, claro, en cada una de sus encomiendas.

Una designación urgente

Escribo este texto días después de que las y los diputados nos fallaron al no poder designar a una Magistrada para el Tribunal de Justicia Administrativa (y lo digo en femenino porque así lo pedíamos, ya que las mujeres no tienen representación en ser quienes imparten la justicia).

Para esta designación no se pusieron de acuerdo en diciembre pasado, cuando hicieron una primera convocatoria, y no se pusieron de acuerdo ahora en marzo que hicieron una segunda convocatoria, y será necesario hacer una tercera  con la esperanza de que ahora sí voten, con la esperanza de que sea por una mujer, con la esperanza que razonen su voto de acuerdo a las evaluaciones técnicas que el Comité de Participación Social realiza a las y los aspirantes, con la esperanza de que entiendan que un Congreso es un espacio de deliberación, con la esperanza de que sean #CongresistasYA.

Vienen tiempos volátiles, cada semana veremos a diputados que van y vienen a hacer encargos de campañas electorales o a ser candidatos, y la congeladora cada día se llena de más y más pendientes.  El trabajo en el Congreso, ya sea con titulares o suplentes debe de seguir. La legislatura no ha terminado, diputados sólo les tenemos una petición simple: hagan su chamba.

Posdata: Felicidades a Okupo+ por un año en el que sí han hecho su chamba.

Andrés Barrios
Maestro en Innovación y Empresario
@huampoyotl

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*