Crónicas de Narnia

Flamante, el señor presidente de la república nos presentó su quinto informe y al parecer vivimos en Narnia. No hay mucho que decir en torno a eso, los informes presidenciales siempre han sido obras de la más alta ficción. Al menos ahora no bloquean todas las señales del espectro de radio y televisión, como cuando yo era niño, ni le joden las caricaturas a nadie. Ese es el único avance que veo yo en ese ejercicio de simulación, y hablando de ejercicios de simulación, los ganadores absolutos, los pesos completos del momento, son PAN, MC y PRD ahora que anunciaron una alianza no electoral para salvar al país del mal gobierno. (¿Qué sigue? ¿Frente unido de cacos y rateros contra la delincuencia?, ¿Narcos contra las adicciones?)

Permítame compartir algunas frases que se dijeron en torno a este frente amplio por parte de los dirigentes de los tres partidos en una tragicomedia involuntaria que sólo puede suceder en el surrealismo mágico en el que vive este pobre remedo de país:

“Estamos conscientes de las diferencias entre los partidos, no pretendemos mimetizarnos sino unirnos, porque lo que está en juego es algo más allá de lo electoral, (bla bla bla), lo que nos define es nuestro compromiso por México”.

Dijo Alejandra Barrales.

“No pretendemos mimetizarnos sino unirnos”, en pocas palabras es algo así como “a ver no nos estamos casando, es nomás un patriótico acostón no-electoral, pero no se preocupen, hemos convencido a los panistas de usar protección y es que tenemos diferencias irreconciliables con el PAN, nuestras agendas no pueden ser más diversas y nuestras ideas de país más disímiles, pero se trata de sobrevivir mamando del erario y para ello haríamos un pacto con quien fuese necesario, total aceptémoslo, en el fondo somos lo mismo”, dijo sin decirlo Barrales.

En cuanto a Dante Delgado, sostuvo un discurso sobre la importancia de modificar el rumbo del país: “Es un frente no-electoral, un frente antirégimen, un frente antisistema”. Yo al leerlo lloré poquito y sentí que estaba en una reunión en la Sierra Maestra con Camilo Cienfuegos y el Che, y que ahora los barbudos de entonces serían reencarnados por los pelones de ahora y pronto se acabaría el saqueo de la nación y seríamos salvados de la hecatombe por este honrado frente cívico, humanista, social, petroquímico, bondadoso, seráfico y lleno de amor… tan lleno de amoooor.

Perdón, me distraje. Ricardo Anaya, por su parte dijo que hay esperanza porque el frente va, y gracias a eso un México mejor es posible.

Y así se formó un nuevo bodrio de tres cabezas con la retórica de siempre. Van a combatir la desigualdad, van a generar beneficios económicos y empleos dignos, van a garantizar la seguridad de los mexicanos, van a convertir esta tierra en el paraíso perdido, en la arcadia soñada donde correrán ríos de leche y miel.

A mí sólo me queda concluir —como cantaba Pancho Madrigal en sus corridos pendencieros— que ese discurso ya lo hemos visto mucho y ni chiste tiene.

Este asunto nuevo, pues no tiene de nuevo nada, salvo los involucrados. El tema es el mismo de siempre: la supervivencia electoral en tiempos de AMLO.

Zul de la Cueva
Acerca de Zul de la Cueva 29 Artículos
Gente vagamunda, inútil y sin provecho. Esponja del vino y gorgojo del pan

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*