Cuando el “se matan entre ellos” nos sale por la culata

Sepa la bola

Cuando inició el año y el gobernador Enrique Alfaro tenía menos de un mes en el cargo, él mismo fue quien salió a dar a conocer el diagnóstico sobre la situación de violencia: “las ejecuciones que se están dando como parte de las disputas entre grupos del crimen organizado son un tema que genera un ambiente de violencia, sí claro, pero se están matando entre ellos”.

El estado, más en específico en su capital, se registraron varias ejecuciones múltiples, algunas en departamentos, algunas a unas cuadras de distancia con unas horas de diferencia. El diagnóstico parecía más un consuelo que un planteamiento de que buscara una respuesta sobre porqué se estaban disputando el territorio y justo en esos días.

Ya pasaron cinco meses de aquella declaración –diagnóstico, según el gobernador– y la violencia no disminuye. No en términos reales.  Y peor aún, no solo hemos visto una serie de asesinatos múltiples de los supuestos malandros, sino de funcionarios y policías. ¿Acaso ellos también son parte del “se matan entre ellos”? Sería muy grave.

Apenas el 8 de junio, Noticieros Televisa publicó un recuento de los uniformados asesinados en 2019. En seis meses, en Jalisco 11 elementos fueron asesinados. El último fue Rodolfo de Jesús Esparza Rodríguez, de 24 años, elemento activo de la Policía de Zapopan.

Pero el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, busca difundir la versión de que los números están a su favor; que está mejorando la situación de inseguridad en el estado. Durante la presentación del corte en materia de seguridad tuvo a bien recalcar que, si no hubieran localizado las 36 fosas en los últimos 6 meses, la incidencia sería menor. Lo dijo teniendo a un costado al secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo.

O sea, lo que le importa a Alfaro Ramírez son los números. Encontrar debajo de la tierra más cuerpos solo va en detrimento de éstos. Algo así se puede interpretar.

Pero minutos después de terminar la presentación de los números, el mandatario estatal tuvo un baño de realidad. El funcionario Israel Ramírez Camacho, coordinador General de Administración e Innovación de Tlaquepaque y ex encargado de las pruebas de control y confianza del mismo ayuntamiento en la anterior administración, fue asesinado en el primer cuadro de la demarcación. Más tarde, localizaron un cuerpo desmembrado en Guadalajara. Y unas horas después, un hombre sin vida fue encontrado en Tonalá.

No son solo números. Nos están matando.

Migaja

El informe mensual lleva el nombre oficial de “Corte y avances en materia de seguridad” pero decir avances, me parece un exceso. Dejémoslo en un corte numérico.

Julio González
Acerca de Julio González 125 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*