Diez años apenas

Vale la pena, cada de vez en cuando, hacer un recuento de lo que ha venido pasando. Los cambios mayúsculos suelen ser imperceptibles en la vida diaria hasta que logramos describir la fotografía completa.

Hace apenas 10 años que en Guadalajara tomó fuerza la exigencia ciudadana de revalorar la ciudad y democratizar sus espacios. Calidad del aire, cambio climático, competitividad, derecho a la ciudad, equidad social y otros muchos temas emergieron con fuerza apoderándose de los espacios de dialogo y disertación;  consolidando organizaciones, redes ciudadanas y posicionándose, con matices, en prácticamente todos los discursos políticos.

Hace 10 años, la ciudad ya padecía una abrumadora sobrepoblación de automóviles y la batalla hacia una movilidad sustentable declaraba a su majestad el automóvil como el enemigo a vencer. Revertir la manera en que la ciudad ha cedido sus espacios a carros puede parecer una meta imposible de lograr, pero aunque se han perdido algunas batallas, deberíamos enlistar algunas de las victorias.

Aunque se han seguido haciendo pasos a desnivel para automóviles, se ha disminuido significativamente la cantidad y en los que se siguen haciendo se cuida particularmente la accesibilidad y permeabilidad peatonal como nunca antes. En 2011 la ciudadanía detuvo la construcción de un segundo piso de 21 km que amenazaba con partir la ciudad en dos. Hoy se ejecuta menos de la mitad de infraestructura para carros de lo que se ejecutaba hace 10 años y se cuidan mucho más los factores humanos y urbanos en los proyectos.

Además en centros urbanos y barriales se han consolidado zonas 30 de velocidad reducida para automóviles y se ha mejorado la accesibilidad peatonal. Los primeros cuadros de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque; así como algunos barrios como Mexicaltzingo, Santa Tere, Analco, las nueve esquinas; o zonas de servicios restauranteros como López Cotilla o Av México. Y hay más proyectos en puerta, como la glorieta Chapalita. En estos diez años se han tranquilizado desde la glorieta Minerva y la Av. Chapultepec hasta la Av. Artesanos en Tonalá.

Macrobús sacó a decenas de rutas caóticas que circulaban en la Calzada Independencia  y se segregó un carril exclusivo para un transporte público masivo de mucha mayor calidad, arrebatándole de golpe a los automóviles cerca de 50,000 metros cuadrados de superficie vial.

La línea 3 del tren ligero tendrá resultados similares, todo su tramo subterráneo prácticamente será peatonalizado en superficie dando acceso solo a tránsito local y retirando cerca del 80 % de la superficie vial, mientras que las avenidas Revolución y Ávila Camacho reducirán los carriles disponibles para automóviles de 4 a 3 a todo lo largo.

La gran cantidad de rutas de transporte que circulaban por Alcalde ya no podrán hacerlo y tendrán que ser reordenadas. El reto de ordenar e integrar las rutas en empresas está en marcha y pronto se podrán medir sus resultados.

Se han construido decenas de ciclovías segregadas. Desde las de Federalismo y Santa Margarita, hasta las de Marcelino García Barragán, Washington, La Paz, México, López Cotilla, Calles 32 y 34, etc. Cada una de ellas ha significado arrebatarle al automóvil privilegios de paso que antes tenía. En conjunto significan cerca de 120,000 metros menos para su majestad el automóvil. Además los casi 130 km de carriles de preferencia ciclista condicionan el tránsito automotor ante las bicicletas en casi 400,000 metros cuadrados más.

El sistema de bici pública Mibici también es un logro de estos 10 años, 2000 bicicletas en 236 estaciones dan servicio en las zonas más demandantes de la ciudad, pero además su existencia arrebato casi 500 cajones de estacionamiento a los autos. Esta pérdida de cajones al menos se triplica si sumamos los programas de cruce seguro –que alejan la línea de cajones estacionados de las esquinas- los de banquetas libres y los sistemas de tarificación al estacionamiento.

Parece mucho, pero para ser honestos, es apenas una pequeña rebanada del pastel que no representa ni el 1% del área total que ocupan los automóviles en Guadalajara. Pero al menos la rueda parece empezar a rodar en el sentido correcto.

Felipe Reyes
Acerca de Felipe Reyes 18 Artículos
Arquitecto, ciclista y disentidor ocupado en urbanismo y movilidad

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*