El eco de los gritos de auxilio del éxodo centroamericano

Sepa la bola

La nota se tituló “Hondureños harán huelga de hambre si México no les permite el paso”. En la fotografía que ilustraba la información se puede ver un hombre con una expresión de puchero: frente arrugada, mirada caída, boca apretada. Un crucifijo de madera colgado de su cuello. El hombre de cabello corto y oscuro carga a una niña. No se sabe a dónde mira, pero sí que les da la espalda a los elementos de la policía militar mexicana, mejor conocido como Guardia Nacional, quienes portan escudos, cascos y una especie de armadura para “protegerse” de quienes huyen de su país cargando una mochila, su familia o lo que les queda de esperanza.

La idea central de la nota se resume en que los migrantes de la caravana que salió de Honduras la semana pasada, a manera de presión, de la única forma de presión que tienen a su alcance para posicionarse frente al gobierno mexicano, advirtieron que de no permitirles el libre tránsito por el país, se declararían en huelga de hambre.

Hasta hoy, lunes, casi 500 usuarios habían comentado la nota en Facebook. Rescato algunos para ilustrar un punto, uno que vendrá después de los deshumanizados enunciados (todos con sus correspondientes (sic)):

“Y como por que México tiene que dejarlos pasar?? Al final del dia ellos deben presionar a su Gobierno para que les de solución a la situación por la que están pasando y tenga una mejor calidad de vida. Y si hacen huelga de hambre es desicion de ellos no México”.

“Aquí en México que van a venir con sus juegos del hambre si aquí tenemos la medalla de oro”.

“Ósea; huelga de hambre obligatoria supongo, porque si no pasan no comen de todas formas 😐 si a eso vienen hagan la huelga en su país para exigir justicia y democracia, en cambio otros países como Chile se la están jugando en vez de correr a otro país en caravanas”.

“Da lo mismo, no les gustan los frijoles que se les ofrecen en mi tierra, así que de cualquier forma estaban destinados a morir de hambre… 🤷‍♂️”.

“Bueno espero y tengan estómago fuerte”.

El resto, o mejor dicho en su mayoría, de los comentarios estriba en el mismo tono y contenido. Y aunque es cierto que están ejerciendo su derecho de libre expresión y que cada uno puede decir sandeces, también es cierto que ningún ser humano es ilegal.

El gobierno del presidente López Obrador acertó en dar asilo al boliviano Evo Morales. No dejó que los opositores a la decisión, con argumentos mezquinos, se posicionaran sobre la ayuda humanitaria a un mandatario acusado de fraude electoral al que los militares le dieron un golpe de Estado.

El gobierno mexicano, ahora, y desde junio pasado, ante las amenazas arancelarias del presidente Trump, cedió al convertir a la Guardia Nacional en un muro más eficiente para el gobierno vecino.

El punto es que los comentarios de los usuarios en redes que reaccionaron a la nota publicada por El Informador, son una muestra de la deshumanización que se vive en el mundo digital; de la falta de empatía ante el sufrimiento del otro; de cómo el eco de los gritos de auxilio del éxodo centroamericano no han sido escuchados por la razón y el corazón de aquellos que gustan oponerse a quien huye de su país.

 

Julio González
Acerca de Julio González 129 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*