El foro incómodo

El Foro Mundial de la Bicicleta es un espacio creado para debatir, compartir e intercambiar experiencias en torno a la reincorporación de la bicicleta en los contextos urbanos. El año pasado en Santiago de Chile, la delegación mexicana logró ganar la sede en la ciudad de México y desde entonces no ha faltado la polémica en torno al evento mundial mexicano.

Las organizaciones ciclistas del país se resisten a recrear un modelo de organización centralista, funcional y corporativo tratándose de un tema que, aunque tiene múltiples comunes, evoca fuertemente a lo local. La red nacional de organizaciones ciclistas, fue la primera en generar cuestionamientos sobre la organización del foro mundial al ser tan centralizada y focalizada en la Ciudad de México. Como respuesta, antes de la inauguración formal esta semana, se realizaron cerca de 60 preforos en diferentes ciudades del país buscando disminuir esa percepción y llevando el mensaje ciclista a todas partes.

Otra polémica que mantiene cierta tensión en el foro es la relación con la Liga Peatonal. Un lamentable error de comunicación −probablemente personal− llevó a una ruptura que alejó a la Liga del foro y retiró, al menos formalmente, la voz de las organizaciones que trabajan por los derechos de los peatones. En virtud, el desencuentro, ha logrado colocar al centro del debate el empoderamiento feminista en organizaciones que promueven condiciones de equidad en la vía pública −que en su propia naturaleza tendrían que ser profundamente incluyentes− ha visibilizado las relaciones patriarcales machistas que seguimos reproduciendo y ha impulsado un dialogo evidente en todos los sectores sobre los paradigmas a cambiar.

Las relaciones con gobiernos y su participación también ha sido fuente de polémicas. Si bien la Ciudad de México ha impulsado una agenda fuerte en materia ciclista y el gobierno de la ciudad ha apoyado significativamente al foro, un grupo numeroso de ciclistas intentó boicotear la inauguración por parte gobernador Mancera, que apenas pudo decir unas cuantas palabras y tuvo que retirarse. En otro evento en la UNAM, las autoridades universitarias no permitieron que funcionarios de la ciudad se subieran al podio. No sólo es entre mexicanos, en la presentación de la expansión de vías ciclistas de Bogotá, un grupo de activistas colombianos en el público cuestionaban al funcionario y le acusaban de mentiroso.

En su ponencia, Janette Sadik-Khan, otrora encargada de la transformación ciclista que vivió Nueva York, narraba la enorme dificultad que significó la oposición vecinal a la reducción de carriles de circulación de automóviles en las principales avenidas de la Gran Manzana, discurso coincidente con lo que nos narró Heinrich Ströbenreuther que sucedió en Berlín antes del referéndum ciclista, o con las protestas contra ciclovías en Lima, Perú, que por cierto será sede del Foro el próximo año. Todas experiencias muy parecidas al debate en torno a ciclovías que vivimos en Guadalajara.

Lo que nos debe de quedar claro a todos, es que la bici y la transformación de nuestras ciudades hacia comunidades sustentables e igualitarias que obligadamente provoca, son en sí mismas transformaciones paradigmáticas que provocarán invariablemente apasionados debates y el surgimiento de equilibrios democráticos a los que no hemos estado acostumbrados, pero que debemos entender como positivos y altamente constructivos para la consolidación de un mundo mejor e incluyente.

A veces será incomodo, pero siempre será para bien.

Felipe Reyes
Acerca de Felipe Reyes 9 Artículos
Arquitecto, ciclista y disentidor ocupado en urbanismo y movilidad

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*