Escucha la banda sonora de “Dark”

Netflix

|Por Beto Sigala|

Cuando vi el trailer de la serie alemana “Dark”, pensé de inmediato que se trataba de una copia rara de Stranger Things: niños jugando en un bosque, una desaparición misteriosa y los adultos en el juego de la desesperación. Mas no es del todo así, y aunque se vale del recurso de revisitar el pasado, este no es el arma principal y la trama tiene planteamientos fuertes y vueltas de tuerca en la historia que la hacen muy distinta. La bomba que estalló con “Dark“, tiene mucho que ver en su banda sonora: rica, precisa, sin caer de lleno el lugar común de la música de 1986 y tomando riesgos importantes al usar varios artistas europeos y no tan conocidos en este lado del mundo.

Quitemos, por ejemplo, las canciones “Shout” de Tears For Fears, “I Ran” de Flock of Seagulls, “You Spin Me” de Dead or Alive, un tema de la cantante de pop Nena que no sonó mucho en América y un par de tracks que sitúan en la década de los cincuenta y toda la demás música es refrescante, novedosa, perfecta para acompañar las situaciones del drama y el misterio.

El tema introductorio a la serie es una canción de mucha belleza. Se trata de una colaboración entre el productor musical Apparat y una cantante austriaca llamada Soap&Skin. Una mujer de voz gruesa que canta con mucha intensidad y que además contagia un ambiente pesimista cuando se le escucha. El tema “Goodbye” está originalmente en el álbum The Devil’s Walk que va desde el electro folk muy denso, hasta un ambient de muchas texturas sonoras.

Y luego de un momentáneo paseo por los ochenta, el cuarto tema del disco cae en Mimi Page, una increíble cantante californiana que canta “Nightfall” en una voz de cuento con mucho reverb y se entrelaza con notas de música suave que puede ser New Age sin ningún problema. Después de un tema de punk rock de Rücklauf, el sexto track es por cuenta de Mire Kay y otra inmersión en el dark ambient y el folk oscuro. El tema “Industry” es un viaje de chelo y guitarra que se entreveran con una casi infantil voz; las responsables, Mire Kay, son un dueto originario de Suecia y que ahora han tomado impulso gracias a que el productor de la serie tuvo la visión de incluirlas en esta banda sonora.

Uno de los mejores temas es “Familiar” a cargo de Agnes Obel. En su delicadez y su voz sincopada se escucha la desesperación y los fantasmas que acompañan la lucha eterna entre el amor y el desamor. El track es un tour de force entre la cantante danesa Agnes Obel acompañada por una tesitura masculina que replica a la par con voz masculina lo que esta chica canta. Familiar tiene que ver mucho con la trama de la serie, sobre el peso que tienen las decisiones del pasado en el presente y todo el efecto provocado en otros seres a partir de nuestra experiencia y nuestra personalidad.

La banda de metal Kreator también se coló en este soundtrack, pero nunca he sido fan de ellos y es un tema que siempre me salto, porque de alguna forma está metido inteligentemente como un rompimiento, una división.

Seguido de otro de los tracks de New Wave ochentero a cargo de ABC, viene una canción de la artista sueca Fever Ray. Este tema es un deleite de electrónica minimalista con desolación, incertidumbre y calles vacías. Es una canción de frío que se inserta de maravilla en los bosques lluviosos de Winden, Alemania, la ciudad ficticia en la que se desarrollan los encuentros y desencuentros entre los protagonistas de la serie.

Mi canción favorita incluida en esta banda sonora y que además fue una completa revelación fue “Me And The Devil” de Soap&Skin, la única compositora que aporta dos tracks al compilado. Soap&Skin es el nombre que utiliza Anja Franziska Plaschg, cantautora que se dedica en serio a hacer temas de oscuridad, a relatar la maldad, la muerte, la tristeza crónica y el amor fallido. Su estilo es sumamente estético y recorre las posibilidades de los ambientes oscuros con su sadcore. Su voz siempre tiene una línea de desesperación, a veces parece que gritara las frases y en otras ocasiones su canto es de suave melancolía.

Y casi al final, en el penúltimo track, incluyeron “A Quiet Life” del artista italiano Teho Teardo, acompañado de Blixa Bargeld. Esta canción es una estrella luminosa entre toda la confusión de este drama televisivo.

“Dark” regresará hasta 2019, ahora con la meta de igualar lo que construyeron con la primera temporada y con la expectativa de millones de espectadores en el mundo. A veces tanta atención es un efecto que juega en contra, pero hay que darle un enorme crédito por lograr un contenido original que seguramente puso celoso a los realizadores gringos. Yo espero como buen ñoño la segunda temporada, pero tengo más expectativa de cuál será la nueva banda sonora, me cuesta trabajo esperar un año entero.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*