Estimado Uber:

Estimado Uber:

Tenemos que hablar. Lo nuestro… Lo nuestro… ya no es lo de antes. Me saliste igual que todos. Chulo de bonito cuando querías que jalara contigo, pero luego patán, común, ordinario y hasta cínico como si de un político mexicano se tratara.

Primero ahí andabas. Que mira, que pruébame, que dame una chance, que estoy bien chido, que soy más bara que un taxi y mis coches son mejores y más nuevos. Que mis choferes uff y recontrauff, bien capacitados, amables, conocen la ciudad, se visten chido; hombre, hasta huelen bonito.

Ándale mira, pruébame. Para que te animes ahí te va el descuentotote o el cupón para el viaje gratis. Además me puedes pagar con tarjeta y en el taxi noooo… –Y uno– Oh! Estáte, quién sabe qué sea eso, no sé ni cómo pararte en la esquina y a lo mejor es nomás para robar, y para ricos, y yo, ni lo uno ni lo otro.

Y luego insistías: “ah y ya te dije que nuestros coches siempre traen aire acondicionado y que nuestros choferes se bajan a abrirte la puerta y siempre te dan tu botellita de agua y que como ya había dicho, cobro MENOS que un taxi y con tarjeta; es decir, soy más seguro porque no tienes que traer efectivo?”. Y entonces ya se la pensaba uno.

Hasta que por fin, maldito, lo lograste y muchos caímos en tus encantos.

Encantos que valga decir, presumías y cumplías bien, pillín. Los primeros eran unos buenos carrazos que uno que anda en puro Mercedes Benz –para 35 pasajeros u 80 con gente parada– no aspiraría siquiera a conocer por dentro. A mí me daba mucha pena que el chofer se bajara a abrir, así que no lo esperaba y me bajaba solito y el agua casi siempre te la aceptaba, pa’ qué te digo que no.

Era bien padre ver gente que amaba lo que hacía, que sabía que estaba haciendo cosas chidas para gente chida en una ciudad chida. Así se sentía uno en ti.

Las preguntas “¿Qué estación quiere escuchar?” “¿Gusta que le ponga el bluetooth para que ponga su música?” o “¿Quiere usted conectar su móvil al cargador?”, eran música para el oído de muchos.

Por primera vez un servicio de transporte que se asume como eso SER-VI-CIO y no como una empresa que te hace el paro de moverte, o una chamba porque no hay de otra, o MI COCHE en el que te llevo sin cumplir la ley, en el que tú siempre serás el extraño, así que pongo mi música, fumo y siempre traigo los vidrios abajo y te mueres de calor o del frío y no me importa.

Así era el transporte antes de que tú llegaras. No un servicio, sino gente a la que tú le pagabas para que ellos te hicieran un favor, un mal favor, –y si quieres– porque es lo que hay y te chingas.

Entonces pues nos dejaste con los ojos cuadrados. ¿De verdad los aires acondicionados de los coches sirven y se prenden? ¡Wow! ¿No todos los asientos traseros tienen tapetes tejidos y no todos los autos huelen a rosita fresita? ¡Recontrawow! ¿Ya tenía cargada mi estación favorita en la memoria? ¡OMG! ¿Qué tenga excelente tarde? ¡Dior! Nos volviste locos. Y ahí andábamos todo mundo hablando bien de ti y recomendándote y todo, y nos peleábamos por a ver quién había tenido la mejor experiencia. Y uno, que yo, y el otro, que no, que yo, y un tercero, pues eso no es nada, a mí me fue mejor. Y así.

Todo fue hermoso. Por eso cuando los taxistas te empezaron a ver feo y a sacarte la lengua y luego a agarrarte a pedradas, salimos muchos a defenderte, y ellos se enmuinaron más. Se enmuinaron pero nos seguían cobrando sin taxímetro, con sus mismas estaciones de banda y seguían siendo groseros-avienta-lámina-de-coches-viejos y nos seguían contando su vida o nos preguntaban del clima siempre (generalizo, claro, hay muy buenos taxistas; bueno, como tres).

Entonces te defendimos cuando te acusaron de competencia desleal y te querían quitar los coches los de Vialidad y todo. No, no eras competencia, a ti no te podíamos parar en la calle y a ti no te podíamos pagar con efectivo, eras OTRO servicio, complementabas la oferta.

Y ellos enmuinados, que sí, que es competencia desleal y ofreciendo las mismas porquerías. En cambio tú: todo guapo, todo cumplido. Ah, porque eso era la otra: decías que llegabas en cinco minutos, y sí ¡llegabas! Nuestro ahorita tan tapatío se volvió ahorita es ahorita. Hasta ingleses nos sentíamos. Y como nos sentíamos reyes, pues a veces te hacíamos esperar y no había pex, hasta nos hablabas para decir que ya estabas afuera y todo.

Pero luego chiquito, ya que nos tenías comiendo de tu mano, comenzaste a cambiar. Primero saliste con eso de que –¿Se acuerdan de los carrazos que les gustaron?– ¡Sí! gritamos enloquecidos. –Ah, pues ese servicio ahora se llama Uber Black y es más carito, pero no se preocupen, ahora lanzamos Uber X y van a poder pedirlo igualito y va a seguir costando menos que un taxi. Y que qué bueno,  que porque coches compactos y que menos contaminación y que menos tráfico y que más empleos para chavos y quién sabe qué.

Chido, dijimos, porque nos recordaste que eres pet friendly y que estás bien guapo de tus conductores bien capacitados, que sigues siendo más bara que un taxi, que usas GPS de un sistema colaborativo para encontrar la ruta más corta y que blablablá. Además corrían las historias de que si se te olvidaba algo como las llaves o el celular te buscaban y te lo entregaban cooompleeetiiitooo. Y bueno, dijimos, va. Te seguimos queriendo mucho.

Y así pasó la vida hasta que empezaste a engordar y a descuidarte. Y te fuiste poniendo feo, feo. Primero el agua comenzó a escasear o a hacerse ridículamente pequeña, hay muestras de perfumes con más mililitros que las que algunos comenzaron a dar. Si traes, porque siempre da la casualidad que se te acaba de terminar. Luego la ropita y lo guapo de los conductores también cambió al grado que los de buen ver están ya en peligro de extinción.

Los vehículos ya no estaban tan limpios y cada vez fue siendo más raro que llegaran con el aire acondicionado o te preguntaran qué estación quieres escuchar. Del poner tú la música, ni hablar y el cable para cargar tu cel, ni sus luces. Preguntarte la ruta –como antes hacían siempre– es ya la excepción y casi todos siguen el GPS, pero no lo conocen, entonces se meten por calles imposibles o peor, lo ponen pero aún así te van preguntando en cada esquina dónde dan vuelta y si van bien.

Y antes, el poner el radio era la clave, todos vamos escuchando algo agradable, ahora no, ahora no sólo no ponen el radio, sino que te preguntan del clima y que si vas a la chamba o que qué tal tu día y si no te sacan tu vida, te cuentan la suya. Para colmo está el tiempo Uber, que como todo mundo sabe, es como el tiempo perro: dice que llega en tres minutos, a los tres minutos sube a cinco y a los cinco sigue marcando cinco de espera… pero eso sí, si el pasajero no está trepado a los cinco minutos, cancelas y cobras, ya ni asomo del mensajito o la llamada que antes te hacían para avisar de su llegada. Un guiño bien agradable que ahora se traduce a veces en un claxonazo o unos acelerones, pero a veces, ni eso.

Y tú me dirás Uber, que sí, que creció la demanda y que es más fácil controlar a 20 que a cientos o a miles. Y yo te diré, pues sí. Justo eso dicen los políticos, algo hiciste que te contagiaste de lo que veniste a combatir y ahora también se siente uno como un extra indeseable en el coche de otro dueño, que tiene miedo a pedir que le cambien al radio o le suban a los vidrios porque te ven feo.

Cambiaste lo grandote por lo grandioso. Eres un gran sistema, das muchos empleos, estás en todas partes, sigues cobrando en general menos que un taxi, pero tu servicio ya está en categoría de cumplidor para abajo.

Y te dirás sorprendido porque te digo todo esto y me dirás que si tan mal me iba por qué no me quejé en la plataforma y te puse el dato y la hora y el nombre del chofer y blablablá, y ahí te diré: porque vi Black mirror, y porque tengo años en que estoy hasta la madre de los likes y que entre más likes tienes más vales y así.

No, mi Uber. No se trata de que yo vaya y acuse a tus niños y que les pongas orejas de burro, los castigues y se enojen más y si no se corrigen los corras. Se trata de que cuides lo que ofreces, pero sobre todo que te acuerdes que no eres una simple plataformita inocente que habita en la serranía, un pobre intermediario que facilita cosas que ni patrón es. No. Se trata una filosofía de vida, que debe incluir el gusto por hacer lo que te gusta cuando te gusta. Lo recuerdas. Eso nos lo enseñaste tú. Gente chida haciendo cosas chidas para gente chida en una ciudad chida. No como está pasando ahora, que eres sólo una opción de chamba para sacar la papa en lo que sale algo mejor o “algo que ya no deja”. Esa filosofía, esa mística que nos vendiste y te compramos no se logra fabricando a destajo choferes que en tres días están ya en la calle representando a tu marca. Marca grandota. Ya no grandiosa.

Ricardo Salazar
Acerca de Ricardo Salazar 2 Artículos
Periodista multimedia y multimame // Dirige Radio Universidad // Conductor del programa Start

16 Comments

    • Ningún comentario ha sido eliminado o moderado, tal vez no fue registrado. Te invitamos a compartirlo nuevamente. Gracias.

  1. ¿Te cuento una historia? No sólo los conductores cambiaron (como tú dices) también los usuarios y están abusando terriblemente del servicio: En el Uber del que soy dueño y conductor: Dos usuarios de UBERXL se agarraron a golpes en el auto durante el trayecto y en movimiento en periférico, de hecho hubo sangre el usuario que iba de copiloto me pidió detenerme lo hice y el chico que sangraba se pasó adelante, toleré ese momento aunque ya estaba el ambiente muy tenso entre los que se golpearon, por dar el servicio de excelencia como tú dices. Continúe el trayecto le di un kleenex al usuario para que se limpiara la sangre, siguieron enfrentándose con palabras y poniendo en peligro a todos, y se volvieron a agarrar a golpes desde sus lugares, uno desde el lugar del copiloto y otro desde atrás, fue cuando les pedí que se bajaran del auto (espero no decepcionarte pero mi integridad, seguridad, auto y la seguridad de los usuarios estaba en evidente peligro) y los dejeé en la lateral de periférico, los seis chavos se bajaron y uno de los usuarios me pidió terminar el viaje, realmente fue una situación muy peligrosa, cuando vuelvo a ver mis calificaciones tengo un reporte por profesionalismo y un punto menos en mi calificación como conductor ¿te cae? Así el otro lado de la moneda, no tiene que ver con UBER, ni con los conductores , tiene que ver con la clase de ciudadanía en que nos hemos convertido, ojalá que en tu reportaje te dieras la oportunidad d un día ser conductor UBER y te darías cuenta que el 85% de los viajes son a lugares solos, oscuros, con gente sospechosa, grosera, no todos los viajes son a Polanco o a la Del Valle, con gente que va a La Oficina o a la escuela. Espero tener retro de este comentario porque creo que tu visión es muy cómoda desde un usuario que no conoce lo que es la verdad y sólo ve la punta del iceberg.

  2. Gente sin educación, oportunista, gandalla, unilateral, prepotente, pedante e ignorante, así como tu, fueron las mismas que degradaron el servicio, la culpa no es de Uber, la culpa es de los usuarios pedantes como tu !!

  3. Ricardo, me caes muy bien, y cuando manejaba por las mañanas siempre escuché tu programa. Pero estás dejando pasar la oportunidad para decirle tu auditorio que Uber es un acuerdo de ida y vuelta. Yo te presto mi carro, tú me pagas justo, pero en verdad la gente cree que los carros y los chóferes somos de Uber, y que Uber nos repondrá gastos. He estado en colonias dónde no se ven ni patrullas, dónde literalmente no hay calle, dónde nunca en la vida llegará un taxi a las 3am para llevarte al hospital. El carro sale sucio, asientos, el siguiente usuario califica mal al chófer. Me dejan basura bajos los asientos, el siguiente usuario califica mal al chófer. Uber aumenta la comisión y dar aguas a gente abusiva (le daban UN sorbo y la dejaban) se volvía un desperdicio, se califica mal al chófer.

    Ricardo, me han dado una estrella por traer “pinche música jodida en lugar de banda”, nunca creí que Mozart pudiera provocar que mi servicio fuera tan malo.

    La tarifa dinámica responde a la demanda, aún así, está el cliente en la puerta y nos tiene los 5 minutos esperando despedirse hasta del perro (literal, me ha pasado). Mientras tanto yo no tengo cliente, no estoy ganando un peso y otras personas están ofreciendo pagar más (y más) por un vehículo.

    Finalmente, recuerdas hace unas semanas un asesinato en Carretera a Zapotlanejo? Dos personas? Yo estaba llegando al lugar, vi los primeros balazos, estaba a punto de detenerme en ese lugar a dejar clientes. Pero eso a Uber no le importa, o a los usuarios. Nuestros carros deben estar limpios aunque no haya pavimento, nuestro AA encendido aunque suban las comisiones y la gasolina, nuestro humor (hazme el chingado favor) debe ser excelso o te califican mal por “demasiado serio”.

    Discúlpenme por ser tan serio, ver un asesinato a unos metros debería levantarme el ánimo.

    También puedo quejarme de Uber, como socio o usuario, pero eso ya lo hiciste claramente.

    Estimado Ricardo, qué hay del cliente que se la vive de guardia en la prisión de Standford? Como ahí, qué aplica?

  4. Ok Mi querido Ricardo Lee y escucha: Para los demás usuarios aprendan también
    Yo manejo con Uber desde que iniciaron e inicie con un BMW
    Los cambios en el servicio no son totalmente culpa de UBER yo más bien culparía a los s usuarios a todos aquellos abusivos groseros pedantes barateros y hasta tacaños, ignorantes oportunistas sin educacion y sin modales. Te explico :
    Como bien dices al principio se ofrecieron autos ultimo modelo limpios Airé acondicionado y con toda la tecnología ( yo traía hasta Wi Fii ) y las tarifas estaban justas un servicio excelente más bajo que el Taxi., PERO cuando aparecía SURGE ( tarifa especial cuando hay exceso en demanda ) y se les cargaba un poco más empezaron a chillar como ratas., claro querían servicio especial sin pagar tanto., uno se esmeraba en el servicio y los usuarios nunca lo apreciaron., primeramente no podían siquiera manejar la app., incapaces de saber dónde exactamente estaban y se la pasaba uno buscándolos al fin los encontrabas y no eran buenos ni para dar las gracias al contrario estaban molestos y te hacían esperar hasta 10 minutos por lo hubo que poner tiempo de tolerancia ( los 5 minutos que te parecen poco y chillas x pagar si te excedes )
    Por otro lado los carros súper limpios y olor a nuevo que dices que cambiaron quién crees que los empuerco???? Pues usuarios!!! Me consta que se subían con todo tipo de bebidas y comida para tragar sus Mc pobres Luch dentro de un BMW obvio sin ningún cuidado pues no era su carro, bueno hasta tacos en la mano querían comer dentro y pues los empuercaban con comida bebida y hasta sus asquerosas babas y morusas y se bajaban como si nada hasta la basura dejaban bueno hubo algunos hasta que me la daban que YO la tirara. Ahhh eso sí !!! Sin dejar TIP pues Uber sugerie no dar tips y eso sí lo aprendieron
    Obvio cambie el BMW por otro carro que se ajustará a la calidad de usuarios que ahora empezaban a inundar el servicio, para dejar el BMW para gente que esté dispuesta a revivir y PAGAR un servicio más VIP. ( esperando fueran más educados y limpios y menos chiper )
    Respecto a las botellas de agua, dulces galletas chiclets y pastillas que ofrecía se dejaron de dar porque los ignorantes usuarios nunca se detuvieron a pensar que salían de la bolsa del chofer, en este caso de mis ganancias, y las pedían sin medida a placer bueno hasta para llevar y QUE CRES???? Los muerteros no dejaban ni un peso de propina, que crees que haba a pasar pues no les doy más, empiezas a seleccionar a quien darle ( aunque siempre fallaba los más “fresas” son los más muerteros, así que solo a los que pedían pero les insinuaba el TÍP y aún así se hacían pendej…
    Respecto a verse bien limpio y bien vestido ( olviden lo agraciados pues muchos usuarios no lo son y no se vale pedir algo que no puedes ofrecer ) pues te diré la mayoría de los usuarios eran medianamente limpios muchos hasta mugrosos y mal olientes, mal vestidos con pésimo gusto con decirte que hasta patas olían y muchas mujeres a menstruacion e infecciones vaginales., del aliento ni te lo mencionó a la mayoría les apesta el hocico y ni hablar de las axilas y del cabello y todavía querían llevar las ventanas cerradas ( espero que eso termine con tu comentario de que no puedes cerrar las ventanas )
    Ahora les permitía escuchar su música y conectarse a mi Wi Fii., que crees que pasaba ???
    La mayoría ponía música de pésimo gusto, vieja y de antaño, Tambora cumbias y todo aquello de lo que te quejas respecto a los taxistas, en fin era solo 10 o 15 minutos., PERO NO!!!! Se quedaban hasta 10 minutos más para usar mi stereo y mi Wi Fii y por supuesto como era de esperarse los muerteros codos baratos no dejaban propina ni TIP
    Si bien es cierto que UBER sugiere no dar tip x sentido común cuando recibes un buen servicio dejas TIP or propina en español ya que eso ayudaría para lavar el carro exterior e interior, comprar aguas y misceláneos, pagar Wi Fii y lo más importante alentar al chofer a que haga su trabajo con gusto. Unos cuantos pesos no te hacen pobre y sin embargo aseguras un buen servicio para la siguiente ocasión
    Los choferes amables y sonrientes terminaron por la actitud de muchos de los usuarios, pedantes, majaderos apestosos sin protocolo y reglas de cortesía., borranchos y golfas todos ellos frustrados x no tener lo que desean tratando de desquitarse con el chofer de UBER y que crees que pasaba pues fácil los bajó de MI CARRO
    POR FAVOR NUNCA OLVIDEN QUE EN UBER YO NO SOY TU CHOFER NI TU EMPLEADO, somos personas tratando de ayudarse mutuamente y tal como te portes serás tratado., si quieres un buena experiencia pues también es tu deber y obligación trabajar en ello., NO OLVIDES QUE LO QUE DAS RECIBES!!! Y si quieres un servicio más profesional paga un poco más, se puntual y amable, Cortez y educado y recibirás lo mismo

    • Me gustó tu comentario salvo la parte de exigir propina para dar un buen servicio. Tengo entendido que como empleado/prestador de servicio, se debe prestar un servicio al 100%, que hay situaciones que lo impiden (la balacera, las terracerías, etc.)

      Si no te gusta la música, pues ahí si no es problema del usuario xD coméntalo o definitivamente, aguántate, o no le pongas música, pero ya eso va a costa del servicio xD

      También como usuario amé el servicio Black, y entendí las tarifas dinámicas antes de ella me pasó que no habían autos y yo realmente necesitaba moverme, y no habían. (eso se acabó con tarifas dinámicas, la mayoría de las veces)

      Lo que está muy mal y creo ha causado la mayoría de los problemas con Uber, es cuando una persona compra un carro para que otra persona lo maneje (a cambio de una tarifa/cuota) xD es justo lo que hacen los taxistas.

  5. Tu articulo me llega a lo mas profundo de mi corazon, tomo 2-3 ubers diario y me harta tener tantos problemas con el servicio.

  6. Mi estimado Ricardo así como tú, creo que somos muchos por no decir miles los que pensamos lo mismo de aquel excelente servicio y maravillosa experiencia que era tomar Uber. Hoy simplemente es lo mismo pero más barato que los taxis.

  7. Mi estimado columnista, estoy de acuerdo que Uber a bajado sus estándares sin duda, pero si el servicio no le gusta pues tome taxi o su Mercedes para 80 personas y listo, no vuelva a tomar Uber, nadie lo obliga usted es libre de elegir en qué moverse.

    Saludos cordiales.

    • Mi muy estimado, efectivamente, somos libres de optar por la opción que deseemos, pero si llegan y te ofrecen algo maravilloso y cae a lo “común”, pero te siguen cobrando como lo maravilloso que te prometieron, tienes todo el derecho de manifestarlo.
      Cabe hacer mención que todas y cada una de las palabras que él escribió SON CIERTAS. Supongo que lo haz de defender porque eres un chófer de UBER, y de ser así, en lugar de tomarlo en contra, tomen cartas en el asunto.

  8. No puedo estar más que de acuerdo con lo que escribes. El servicio fue de ser una excelente opción ahora paso a ser tan común. Ojalá puedan dar solución. #okupamos

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*