‘Fakebook’, más allá de la súper red social

|Por Diego Ramos|

En 1990 un disco de cimientos folk y cercano a la esencia alternativa que impregnaba la década salía a la luz bajo el nombre Fakebook (Bar None Records). Sus autores conformaban  un cuarteto originario de Nueva Jersey llamado Yo La Tengo, quienes con este álbum sumaban cuatro placas en una carrera iniciada en el 84 y que se ha mantenido desde entonces.

Traer de vuelta ese extraño disco que versiona a Cat Stevens, John Cale, Daniel Johnston, Gene Clark o a unos maravillosos Rex Garvin & The Mighty Cravers, entre otros, fue un ejercicio más bien semántico que me remitió automáticamente a la cruzada contra las denominadas “Fake news” o “noticias falsas”, de las que tanto se ha hablado en la agenda pública, sobre todo en el gigante de las redes sociales, Facebook.

+Facebook contra las fake news

Facebook es tema importante ya que recientemente anunció cambios en su algoritmo de funcionamiento bajo unos “nuevos valores” de su feed de actualizaciones, es decir, que el contenido personal del News Feed (espacio donde aparecen las actualizaciones sociales de amigos, familiares o páginas) tendrá más relevancia que el de las organizaciones, empresas y medios de comunicación: aspirina para curar un cáncer.

Pero esta estrategia contra las noticias falsas alimentará, sobre todo, de una valoración de los contenidos de los medios, evaluación que realizará la misma comunidad, según explicó el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. “Decidimos que hacer que la comunidad determine qué fuentes son ampliamente confiables sería lo más objetivo”, aseguró.

La red social solicitará a los usuarios que evalúen la credibilidad de los medios de comunicación mediante breves encuestas donde se pretende combatir a los bulos, noticias falsas, las distorsiones, las ficciones: las trumpeanas “fake news”.

Sin embargo, las preguntas aparecen por todas partes ¿bajo qué criterios se usará esta reducción de lo fake? ¿esto realmente servirá para combatir a la desinformación? ¿no parece algo ingenuo? ¿La sátira es parte de las fake news? ¿Las omisiones de los gobiernos? ¿Quiúbole con las Fake News?

“Confiar en la ‘sabiduría popular’ para decidir qué webs de noticias son fiables es ilusorio y puede resultar peligroso”, señala el secretario general de Reporteros sin Fronteras, Christophe Deloire en el sitio web de la organización.

Se acercan tiempos oscuros y la palabra Fakebook hace eco cada vez que el tema sale a relucir: ¿será que la incidencia de Facebook sobre la sociedad se está saliendo de control?

+Acuciantes señales del Fake

Regresando a la música, en Fakebook, Yo La Tengo optó por cambiar su estilo musical, particularmente abierto y versátil, y que desde entonces sorprende en cada material con novedades sonoras que los siguen encumbrando en el underground musical, alejado de los grandes reflectores del denominado indie, género amorfo que últimamente lo abarca casi todo y que tiende a industrializar lo hecho a mano. Sin duda, este disco fue un parteaguas en la discografía de la banda.

Si bien el sentido de este disco es distinto al planteado aquí, una dosis de Fakebook deja de manifiesto que el folk bien ejecutado, atemporal y sin pretensiones nos puede dar un poco de paz espiritual en toda esta histeria orweliana.

Del lado contrario, el otro Fakebook, el de las noticias distorsionadas y el eco de la información a medias. El de la tecnoinquisición y el control de los temas de conversación, también ha generado un parteaguas en su funcionamiento desde su fundación en 2004.

+No todo está perdido

Yo La Tengo anunció hace unos días que lanzará un nuevo material en marzo de este año; la agrupación que encabezan Ira Kaplan y Georgia Hubley, publicó cuatro temas de adelanto que ya pueden ser escuchados en la red.

Por cierto, el disco se llama There’s a Riot Going On. Vaya título.

 

Diego Ramos Koprivitza

Periodista e historiador que circula entre la música y el cine. Profesor. Daltónico como pocos.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*