En Jalisco habrá impuesto de 3% para usuarios de Airbnb

|Por Okupo +|

El Congreso de Jalisco aprobó por unanimidad reformas a la Ley de Hacienda del Estado para cobrar un impuesto de 3% a los usuarios de plataformas de hospedaje como Airbnb, Homeaway y similares. La idea es que los recursos recaudados por este concepto (que se estima serán de 20 millones de pesos anuales) sean destinados a la promoción turística del estado.

Como parte de las reformas los prestadores de estos servicios también quedarán obligados a inscribirse en un padrón elaborado por la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf) y deberán rendir informes bimestrales sobre sus actividades.

Queda como tema pendiente en la agenda legislativa la regulación de los derechos de los usuarios.

La regulación en otras latitudes

En la ciudad de Los Ángeles aún se discute la regulación de Airbnb y similares. El debate gira en torno a si este tipo de servicios disminuye la oferta de vivienda para arrendamientos de largo plazo y de si constituye una amenaza para los servicios hoteleros tradicionales. Más que de cobrar impuestos, en aquella ciudad los legisladores hablan de limitar el número de días al año que una propiedad puede rentarse para estancias cortas. Esto para evitar que grandes corporaciones se hagan de muchas propiedades para ofertarlas en estas plataformas.

Mientras tanto, en Vancouver la preocupación principal es que hay no haya disponibilidad de vivienda para arrendar a largo plazo. El gobierno de esa ciudad ya trabaja en una estrategia integral de vivienda que incluirá la regulación de estos servicios. Esperan tenerla lista para abril del próximo año.

Por otro lado, Berlín es la ciudad con la regulación más estricta del mundo para las rentas de corto plazo. En la capital alemana los anfitriones sólo pueden rentar la propiedad donde ellos habiten y tengan para sí al menos 50% del espacio, es decir, no pueden rentar casas vacías. La multa por rentar casas completas en Airbnb y similares asciende a 100 mil dólares.

En Barcelona optaron por el modelo de licencias. Los anfitriones deben registrarse ante las autoridades de turismo y obtener una licencia para poder enlistar propiedades en Airbnb. El gobierno de la ciudad espera que esta medida ayude a controlar el flujo turístico.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*