Juguetes, joyería y bastones ¿Quién tiene los derechos de El Chapo Guzmán?

Sepa la bola

El 2 de octubre de 2015 la actriz mexicana Kate del Castillo y el actor norteamericano Sean Pean visitaron a Joaquín Guzmán Lorea, mejor conocido como “El Chapo”, quien fuera uno de los líderes del cartel de Sinaloa, junto con Ismael Zambada, alias “El Mayo”.

El objetivo de la reunión, según las versiones de la actriz, era platicar sobre la película de la vida del capo más mediático en la historia del narcotráfico en México y, quizá, del mundo. Pero la situación se salió de control cuando Sean Pean publicó un artículo sobre su visita en algún lugar del país; del Castillo fue atacada por el gobierno y sociedad y Guzmán Loera fue reaprehendido meses después en Los Mochis, Sinaloa. Una versión de la historia se puede ver en El día que conocí al Chapo, una serie de Netflix.

Kate del Castillo ha declarado en más de una ocasión que ella es quien tiene los derechos de la vida de El Chapo, e incluso se lo agradece en un mensaje. Este es el leitmotiv argumentativo de su visita.

Sin embargo, desde 2010 el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) tiene registro de 9 denominaciones de marca relacionadas con el nombre del narcotraficante. Son cinco los que corresponden a “El Chapo Guzmán”; cuatro a “Joaquín El Chapo Guzmán” y uno a “Don Chapo Guzmán” –sí, leyó bien, el apodo con el mote de “Don”–.

Todos los registros están catalogados como tipo de marca “nominativa”, es decir que identifican un producto o servicio a partir de una palabra o un conjunto de palabras.

El registro de “El Chapo Guzmán” y “Joaquín El Chapo Guzmán” están a nombre de Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, su hija.

¿Qué derechos tiene Guzmán Salazar? Para ambos registros de marca son:

Metales preciosos y sus aleaciones, así como productos de estas materias o chapados no comprendidos en otras clases; artículos de joyería, bisutería, piedras preciosas; artículos de relojería e instrumentos cronométricos.

+ Cuero y cuero de imitación, productos de estas materias no comprendidos en otras clases; pieles de animales; baúles y maletas; paraguas, sombrillas y bastones; fustas y artículos de guarnicionería.

Prendas de vestir, calzado, artículos de sombrerería”.

Mientras que, para el primer registro, pueden hacer también “publicidad; dirección de negocios; administración comercial; trabajos de oficina. Y ahí les va otra, también tienen previsto “juegos y juguetes; artículos de gimnasia y deporte no comprendidos en otras clases; adornos para árboles de navidad”. Así como lo lee.

La primera esposa del líder del cártel de Sinaloa, María Alejandrina Salazar Hernández, tiene los derechos de marca de “Don Chapo Guzmán” y, lo registró por si algún día a alguien se le ocurre hacer “bebidas alcohólicas” –excepto cerveza–.

Tal parece que algunas personas cercanas al narcotraficante tienen claro que en caso de que les confisquen los bienes a Guzmán Loera, no les podrán quitar su nombre. Su marca. Eso sí, lo que México tampoco podrá borrarse jamás, es la marca de sangre derramada causadas por sus acciones ilícitas y decisiones, mismas que hicieron que sus familiares y abogados vieran como sello y oportunidad de negocio lícito. Qué ironía.

Migaja

Los registros se hicieron cuando Joaquín Guzmán estaba prófugo ¿qué significa esto?

Julio González
Acerca de Julio González 60 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*