La crisis social detrás de los “chavorrucos”

Si usted tiene más de 25 años y menos de 40, quizá leer esta columna puede herirle susceptibilidades. Pero no sé si les ha pasado que pláticas con tu mamá o con tus tías y le dices que tienes más de cinco años trabajando en una empresa y que ahora sí ya te sientes viejo.

Pasa que te bombardean con sus preguntas incómodas: ¿cuándo sacarás tu casa? ¿por qué sigues pidiendo prestado? ¿no vas a casarte nunca? ¿no te alcanza con un trabajo? ¿pa´ qué quieres dos chambas?

Bueno, no es que me encante trabajar “a lo loco”. Lo que pasa es que para que alcance para vivir, no es suficiente ya un solo empleo. De lo que sí me doy cuenta es que mi realidad no es muy distinta a las de mis amigxs que son menores de 40 años, son solterxs y que dicen que todavía son chavxs.

Lo que está detrás de este “estilo de vida”, en realidad tiene que ver con una crisis social. Y trataré de enumerarlas.

1.-El empleo. El gobierno insiste en que es la administración que más genera empleos. Pero de qué sirve tener un empleo que paga una chingadera de salario, que no te da seguridad social, que tampoco te genera expectativas de vida de largo plazo y que, en pocas palabras, es un empleo que sirve para subsistir y no para generar certidumbres.

2.-La vivienda. Como no tenemos un empleo perdurable, eso quiere decir que tampoco tenemos acceso a los créditos preferenciales que da el gobierno para adquirir una vivienda propia, como el Infonavit (que también son unos créditos súper manchados con los intereses). Y los que tienen créditos, en realidad están condenados 30 años a vivir en un fraccionamiento alejado, sin servicios e inseguro. Entonces tenemos que ir buscando casa rentada para vivir cerca del empleo jodido que tenemos. ¿Ya pensaron qué harán cuando tengan 65 años y les den una pensión de 2 mil pesos mensuales?

3.- La familia. ¿Hace cuánto que fueron a una boda? Creo que ya son más comunes los divorcios que los matrimonios. Y tiene que ver, precisamente, con los nuevos estilos de vida. La gente ya se casa más vieja, y no porque quiera. Sino porque a los 35 años muchos de ellos todavía no tienen un empleo perdurable, que les genere un buen salario y que les permita echarse ese trompo a la uña. Las repercusiones son más grandes si piensas en dos cosas: el reloj biológico de las mujeres y la capacidad de cuidado y acompañamiento que requiere un hijo.

4.- La inflación. Si usted tenía mil pesos el primero de enero de 2017, ese mismo dinero se transformó en 930 pesos nomás por tenerlos guardaditos un año. Durante el año pasado vivimos una escalada de precios, que van desde la gasolina (yo compro magna, y subió casi 4 pesos en un año por litro) hasta el gas de cocina (casi el doble). La pregunta es: ¿También le aumentaron su salario en ese mismo periodo de tiempo? ¿Verdad que no? Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho.

5.-La corrupción. No es lo mismo ser “chavorruco” dentro que fuera del gobierno. Si alguien ha sabido aprovechar su tiempo son los políticos y los que cobran en los gobiernos. Sea del color que sea. A ellos sí los ves cambiar de automóvil cada rato. A ellos los ves abriendo negocios, agencias, restaurantes. Creando despachos para venderles al gobierno (a ellos mismos), haciendo negocios con lo que es público, como los parques y las calles y los edificios. A ellos sí. Aunque digan que no, dice la abuela que el dinero no se puede ocultar. Y se les nota, porque para eso también son bien burdos y tontos.

Así que ya lo sabe, la próxima vez que vea a un “chavorruco” en la calle, en el bar o en un antro, no lo culpe del todo. En realidad, él vive dentro de un país con una crisis social mucho más profunda.

 

Omar García
Acerca de Omar García 6 Artículos
Reportero cachamentiras. Escribe sobre Guadalajara y sus procesos urbanos.

2 Comments

  1. Amigo, el gobierno no controla los precios del gas que es importado de Texas y su producción decayó por el huracán del año pasado.

    Por otro lado, la eliminación del subsidio a las gasolinas ya estaba pactada desde 2010. Se adelantó por cálculo político y porque la caída del peso y las remesas (Trump) y del petróleo hacía insostenible seguir financiando a los que más tienen (un subsidio regresivo).

    Los sueldos no van a aumentar mientras la eficiencia de nuestros profesionistas no aumente. Se calcula que uno solo irlandés es tan eficiente como 20 mexicanos en una empresa. El salario no puede aumentarse por decreto, so pena de huida de empresas trasnacionales y entonces sí: empleos ni jodidos.

    Todo esto es un problema de economía global que no se resuelve con demagogia “sojialijta”. Por desgracia, tampoco reforma educativa quieren. Quieren los Centros Universitarios López Obrador (C.U.L.O.) en los que nadie nunca se ha titulado (UACM) por estar llenos de porros inútiles que quieren graduarse yendo a marchas y mítines del ayatola.

    ¿Quieren calarle a la opción Venezuela? Te invito a conocer en persona esa desgracia. Mi padre vive allá y estoy por ir a rescatarlo.

  2. Chavaruca de 31, con un divorcio y en búsqueda de trabajo con prestaciones. Muy preocupada por eso del cambio de carro, con dos empleos, sin hijos y una crisis tan cañona, que no sabe si reír o llorar con tu articulo!!! Felicidades

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*