La ley y el capricho

Vamos a poner un cortinón gigante en la barranca y ahí el agua y la mierda convivirán y esa cortina será la carretera que nos llevará al mejor negocio inmobiliario de nuestras vidas. Además vamos a tener que bombear el agua con caca y detergente a la ciudad y gastar una cantidad obscena de energía eléctrica para siempre. Pero negicioooo.

Dijo el gobernador con pelo de cotonete hace ya muchos años y el ingeniero Dau sonrió.

Quitaron el puente de valor histórico y dijeron que lo pondrían en otro lado, eufemismo para decir “lo vamos a tirar a la basura” y a la basura lo tiraron.

Inventaron estudios que sustentaban el disparate, dijeron “Arcediano va a sangre y fuego”, afirmaron que “la solución a la contaminación era la dilución” y que a un barril de mierda se le puede purificar al diluirlo en 100 barriles de vino.

Igual todo se derrumbó porque la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les dijo que esa cortina gigante era un despropósito del tamaño del negocio que querían hacer.

El gober se fue, el ingeniero se quedó esperando el momento de volver a la carga agazapado en la sombra de los contratos millonarios que le han dado en otros rubros.

“Hay que aprovechar el agua del Río Verde”, dijo cuando el tiempo de volver a la carga fue correcto. Lo que quiso decir:  “Ahí está una nueva oportunidad de hacer una obra faraónica que no sirva para ni madre, que joda el entorno y que nos llene los bolsillos con las 30 monedas de plata que nos darán por empeñar el futuro de todos”.

Otro gober de otro color ocupó la misma silla con idéntica voracidad y volvieron a la carga los viejos trucos. Las mentiras refriteadas, los disparates disfrazados de estudios científicos salidos de la forja del viejo ingeniero.

Primero claro estuvieron las defensas de corte electoral “No vamos a permitir que se inunde Temaca”, dijeron todos los que siempre estuvieron de acuerdo con el sacrificio a cambio no de agua, sino de dinero. Hoy poco importa lo prometido, es más ni importa la realidad.

Porque es que la cuenca del Río Verde no tiene suficiente líquido para llenar eso y además están torturando a los ganaderos de la región Altos, quitándoles derechos a uso de agua nomás para salirse con la suya y que al principio parezca que sí hay líquido disponible. En sus delirios, hasta hablan de trasvases de no sé cuantos miles de litros de agua imaginaria por segundo a Guanajuato e incluso se ríen de la pantalla de la ley que fingen respetar y seguir pero pos nomás para taparle el ojo al macho.

Los pobladores han luchado, se han defendido, quieren quedarse en casa y los acosan y persiguen como persiguieron a los de Arcediano.

Dicen que les van a mover la iglesia piedra por piedra y el camposanto como movieron el puente colgante de la barranca. Pero ellos no creen nada y han logrado la suspensión, por orden de un juez, del elefante blanco.

Pero eso poco le importa al poder alquímico del ingeniero a la hora de lograr que se le asigne presupuesto para 2018. ¿Cómo se atreven a asumir en qué acabará la suspensión? ¿Con qué cara asignan recursos a algo que está en la corte?

Se burlan de nosotros porque saben que en materia de opinión púbica, la solución es la dilución y puede más el capricho de un poderoso que la constitución entera en la mano de un pueblo condenado por la avaricia en un juego perverso que va de cuenca en cuenca.

Zul de la Cueva
Acerca de Zul de la Cueva 31 Artículos
Gente vagamunda, inútil y sin provecho. Esponja del vino y gorgojo del pan

1 Comment

  1. Los negocios de los Dau. Longevo cáncer de las arcas de Jalisco. El Zapotillo no se hará, la impunidad no puede pasar sobre la vida de tres pueblos.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*