La sed que vendrá

La furia se desató cuando una nota de Reverso señalara a ocho columnas que Alfaro abandonaba la lucha por Temacapulín, poblado que tanto defendió como bandera en campaña desde 2012 cuando compitió con Aristóteles Sandoval. Muchos sentimos una bofetada ante la aparentemente blandengue postura del edil que había abanderado la causa y el tema de la presa del Zapotillo cobró algo de momentum de nueva cuenta. Debo decir que la nota es inexacta, pero a eso entraré más adelante.

Primero a explicar, así a lo bestia, el tema:

La presa del Zapotillo es una monstruocortina de entre 80 y 105 metros de altura que pretende almacenar el agua del río Verde para dársela a León, Guanajuato, mediante un trasvase. Para hacer el trasvase se necesita hacer un acueducto y luego operarlo. Para eso se contrató a una empresa española que ya se ha visto muy beneficiada en el territorio nacional en proyectos donde puede presumirse el tufillo de la corrupción.

El problema son las cuentas alegres y los datos dudosos de la Comisión Nacional del Agua, que es juez y parte en el asunto, “yo dictamino, manejo los billetes y hago los contratos y entonces dictamino con alegría y falsedad para que me salgan los números para hacer los contratos”.

Pero para darle agua a León, hay que sacarla de algún lado y ese lado es Jalisco, y Jalisco tiene carencia de agua entonces, ¿qué carajos?

Para responder eso le pido paciencia, ya que me voy a poner serio y voy a plantear una hipótesis flamenca:

La cosa así como está planteada en la cuenca del Río Verde, significa, simplemente un suicidio, un crimen brutal con un costo incalculable para la región y un despojo que hace ver minúsculas las atrocidades de la Conquista y que acabará en desastre ecológico, ambiental, social e hídrico.

Ahí mi hipótesis; pero ahora, para sustentarla, necesito asirme de algo más que mi opinión y para eso habría que entrevistar a muchísimos expertos, habitantes de la zona y darnos una buena paseada por la hemeroteca virtual de los medios que han cubierto el tema. Afortunadamente las entrevistas ya las hicieron y las tenemos a nuestro alcance gracias a un documental del Centro de Investigación y Formación Social del ITESO dirigido (el documental, no el centro) por Andrés Villa, coordinador de la licenciatura en Comunicación y Artes Audiovisuales de esta casa de estudios y producido por estudiantes.

Una pieza imperdible para los interesados en el tema, que para mi gusto, deberíamos ser todos y que puede usted encontrar aquí.

En el documental se incluye la opinión de ganaderos, despojados y expertos del tamaño del doctor Pedro Arrojo Agudo, una autoridad internacional de pura cepa en materia de economía del agua, para quién, estamos privatizando el agua con el Zapotillo y entregándosela a Abengoa, una empresa española verdaderamente opaca, que la Comisión Nacional del Agua defiende a capa y espada de manera, por lo menos, sospechosa.

Carlos Martínez Macías describe, en su columna de Milenio el estercolero de Abengoa y el desastre que es hasta ahora. Diciendo más o menos que lleva varios meses de retraso en las obras del acueducto para el trasvase del agua a León y que de todos modos ha disfrutado de cerca de 800 millones de pesos de recursos gubernamentales para una obra que no existe y que no debería existir.

Si quiere leer la sólida numeralia, aquí le dejo el vínculo.

Regresando al documental, en palabras de su director Andrés Villa, busca “que el tema se discuta de manera abierta y pretende plantear en términos, lo más claros posibles, la forma en que se están tomando políticas alrededor del uso del agua. Aquí aportamos la opinión de expertos que tienen años tratando esto”.

También pone luz a los Altos de Jalisco ya que hemos discutido mucho a Temaca, Acasijo y Palmarejo, pero no al problema que genera en la región. De aprobarse el trasvase a León, los Altos –una de las zonas más productivas del país– son condenados a la aridez y la miseria y eso hay que discutirlo.

Y ahora regresando a la nota que desató este remedo de resumen del tema y la razón por lo que me parece imprecisa:

Alfaro presentó una serie de cinco puntos en torno a la defensa del agua entre los que destaco aquí lo siguiente:

Que no se haga el dichoso acueducto y que por ningún motivo haya trasvase de agua a León y que la cortina de la presa el Zapotillo se quede en 80 metros y no en 105, lo que implica que se salva Temacapulín. No veo cómo esto es darle la espalda a Temaca.

Lo que sí y ya para cerrar, es que no basta garantizar el agua para Jalisco, y en ese sentido los cinco puntos de la agenda de MC nos quedan a deber y en serio.

Requerimos instrumentos de medición claros de la calidad y cantidad de agua en nuestras cuencas, esto urge para poder tomar decisiones y la inversión es marginal y por lo que vimos con las decisiones tomadas en El Deán a nadie le importan un pepino los datos.

Urge que los gobiernos acepten que lo que está pasando en la cuenca del Río Santiago es inhumano, criminal y un desastre fuera de toda proporción. Nos deben el diseño y aplicación de un plan de saneamiento y a los habitantes de esa cuenca, les deben la salud y el futuro que les quitaron a nombre del progreso.

También, urge, que la ciudad sea responsable del agua que tiene. No puede ser que alrededor de 40% del agua de las tuberías del Siapa desaparezca en la nada, que el agua de lluvia se pierda y que sigamos usando retretes del siglo XIX que francamente parecen tinacos. Ahí no hay un plan integral de ahorro, consumo responsable ni nada. Para que el discurso del uso responsable del agua venga en serio, tiene que haber políticas serias que lo respalden. O sea que a como vamos, si no nosotros, seguro nuestros hijos sí se van a morir de sed.

Zul de la Cueva
Acerca de Zul de la Cueva 11 Artículos
Gente vagamunda, inútil y sin provecho. Esponja del vino y gorgojo del pan

1 Comment

  1. Estimado Zul, leo la columna haciendo referencia a una nota que yo escribí y me tomaré la libertad de hacer mis comentarios al respecto porque me parece que en “La Sed que viene” hay consideraciones que no fueron tomadas en cuenta respecto a la postura de Enrique Alfaro sobre salvar o no Temacapulín.

    El único argumento que leo para considerar que la nota publicada en Reverso no es exacta, es que el Presidente Municipal de Guadalajara quiere la presa a 80 metros y que entonces eso ya hace que el poblado no se inunde.

    No es así Zul, ese argumento lo dio en su momento Enrique Dau Flores en el año 2005, cuando era titular de la Comisión Estatal del Agua, para convencer a los pobladores que nada pasaría y mantenerlos en la inacción. Luego se supo que a 80 metros sí se van a inundar porque era mentira la solución técnica propuesta en su momento, de proteger Temacapulín con diques.

    Hay preguntas directas en la rueda de prensa del jueves que se hicieron sobre Temacapulín, y las respuestas de Enrique Alfaro no son congruentes con lo que defendió durante los últimos años.

    Me parece que te faltó observar el video, del que te comparto el enlace (https://www.youtube.com/watch?v=2o-0Ga5MUoQ) y escuchar el audio de como en la rueda de prensa del jueves 16 de marzo el Alcalde tapatío evade defender el poblado, como sí lo hacía de forma feroz en su campaña a la gubernatura.

    Al contrario, en su respuesta hay un evidente desdén. Hay tonos, hay muecas, hay frases, hay expresiones de Alfaro que estoy seguro entenderás una vez que hayas visto el video que está incrustado en la nota.

    Sabes, porque lo viviste, que la cobertura de temas de agua y medio ambiente es muy compleja y es difícil explicar a detalle en una nota o una pequeña columna la farsa de los 80 metros y la automática salvación Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

    Lo bueno de todo esto, de mi nota, de tu columna, de los reclamos de los afectados, de la decepcionante postura de Alfaro que nos mostró el jueves, es que a pesar de los grandes intereses y las grandes presiones que tiene Alfaro para dejar abajo a Temaca tuvo el valor de rectificar públicamente en San Juan de los Lagos, y eso es mucho mérito. Abrazo mi querido Zul.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*