“A veces las luchas son más largas de lo que uno quisiera”

· La congruencia es parte fundamental de la ética del político, dice Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

· A sus 82 años, se encuentra de gira por el país encabezando un proyecto nacional y presentando su más reciente libro

| Por Julio González |

Eslabón entre el pasado posrevolucionario y el futuro próximo de México, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (Ciudad de México, 1932) ha sido tres veces candidato a la presidencia de la república (1988, 1994 y 2000); fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), al que abandonó en 2014; y ahora impulsor del movimiento Por México, hoy.

La vida política y pública, Cárdenas Solórzano la tiene en su ADN –su padre, el general Lázaro Cárdenas, fue presidente de México– y desde joven militó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Luego de unos meses de silencio, en los que prácticamente estaba desaparecido de la agenda mediática –algo raro, por así decirlo, en alguien como Cárdenas– , Cuauhtémoc regresó a la vida pública con un movimiento que busca pensar el país a través de un espacio de reflexión colectiva que va permeando por distintos rincones de México.

También se encuentra de gira presentado su libro Cárdenas por Cárdenas (Debate, 2016) y es lo que lo trajo al Iteso, universidad jesuita de Guadalajara. El encuentro entre ambos es en una oficina. Lo saludo estrechando su mano derecha. Cuauhtémoc Cárdenas se sienta. Prendo la grabadora y la conversación comienza.

¿En qué momento de su vida se encuentra?

“Yo me encuentro impulsando un proyecto político –si esa es la idea– en el que creo. Este es un proyecto que pudiera recuperar un rumbo para el país, un rumbo donde lo importante sean las condiciones de vida de la gente, que lo importante sea aprovechar con racionalidad de presente, de futuro, económica-social-ecológica los recursos naturales del país.

“Espero que esto lo podamos llevar a la práctica, estamos participando en este esfuerzo muchísimos mexicanos. Yo diría que ahí es donde me encuentro con 82 años, casi 83”.

Hace unos días El Universal publicó que usted dio a conocer que desea impulsar una demanda para anular los tratados Guadalupe-Hidalgo y lo citaba, usted dice que la injusticia no prescribe. ¿Cuál es su concepto de justicia?

“Yo no soy ni filósofo, ni jurista, ni nada que se le parezca. A mí me parece simplemente que justicia es en alguna forma cumplir con las reglas que se aceptan para una convivencia pacífica, no violenta; para una convivencia que permita el progreso colectivo –tanto colectivo como individual– y el que si lo vemos desde un punto de vista de gobierno, justicia también es cumplir con las leyes y quien tiene la responsabilidad de hacerla cumplir, efectivamente es el gobierno”.

A sus casi 83 años, ¿en qué cree usted?

“Yo quiero ser optimista, quiero pensar que el cambio no sólo es necesario, el cambio de la situación actual del país: de pobreza, de violencia, de corrupción en esferas oficiales y fuera de esas esferas, de rezago económico, etcétera.

“Quiero pensar que no sólo es necesario por las políticas que han provocado llegar a esta situación, sino que es posible llevar a cabo ese cambio y que es alcanzable para las generaciones actuales”.

Luego de tantos años en la política, ¿en qué ya no cree?

“Hay cuestiones que estamos viendo y que fueron no sólo advertidas desde el principio –estas son las políticas actuales– quienes nos hemos opuesto a ellas desde que se pusieron en práctica; veíamos que no eran viables para lo que decían que se querían instrumentar. Se decía que se querían instrumentar para abrir oportunidades a la gente, para mejorar niveles de vida, para impulsar el crecimiento económico, pero lo que hemos visto es que van en sentido contrario. Pero esto lo advertimos muchos, no sería yo el primero ni el que más lo haya postulado, pero lo advertimos muchos y estamos viendo los resultados”.

Puntualmente ¿cuáles son?

“Las políticas neoliberales que han puesto en práctica los gobiernos y administraciones que hemos tenido por lo menos de principios de los años 80 para acá, donde se ha concentrado la riqueza en grupos minoritarios, donde recientemente hemos visto que se entregan los recursos naturales del país y particularmente el petróleo a intereses también contrarios, donde hemos visto que no hay capacidad –y yo agregaría, ni voluntad– para controlar la delincuencia y la violencia y menos para combatir la corrupción.

“Entonces, esas son las políticas que hemos visto. totalmente excluyentes, totalmente doblegadas ante los poderes económicos externos y también favoreciendo a los poderes económicos y financieros internos”.

¿Cuál ha sido el momento más duro en la vida pública?

“Mira, en la vida pública yo creo que no hay momentos que no sean duros. La cuestión es poderse mantener siempre en una línea de principios, en una línea de congruencia. Pero hay que entender que las luchas en las que uno participa a veces son más largas de lo que uno quisiera. Aquí la cuestión es de persistir y no desanimarse, pero yo diría que yo he tenido muchas satisfacciones en mi actividad pública, al mismo tiempo que se están enfrentando problemas de diverso orden. Yo no podría decir que ‘esta época o estos años o este momento ha sido más duro o menos duro’. Más o menos ha sido pareja la cosa”.

¿Cuál es la ética del político?

“No es la ética… es decir, hay o hay una conducta ética o hay una conducta que no es ética”.

¿Cuál es la conducta ética a la que se refiere?

“Yo diría que lo que se dice es lo que se hace y no se dice una cosa y se hace otra cosa. Esa congruencia es buena parte del comportamiento ético o como quiera llamársele: moral, de honradez intelectual en la práctica de todos los días”.

¿En qué momentos el poder económico neoliberal ha intentado seducirlo?

“¿Seducirme? En ningún momento. ¿Para tratar de comprarme? en ningún momento. ¿Para oponerse? En todo momento”.

¿Qué personas ha admirado en su vida?

Admiro a muchas: a mis padres, a quienes han luchado por México y sus derechos, a Hidalgo, Morelos, Juárez, Ocampo, Madero, Carranza, a Gandhi. A mucha gente. Por distintas razones. Me parece que han entregado su vida a principios fundamentales de beneficio a los demás.

¿Y de la actualidad?

En plan de admiración, en la actualidad, yo diría que no tengo a nadie a la vista.

Julio González
Acerca de Julio González 9 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*