Literatura para “vacunarnos” previo a las campañas

Ya terminaron las precampañas. Tuvimos 60 días para escuchar cosas que muchas veces ya sabíamos. Si usted llegó a esta columna mediante Facebook o Twitter, seguramente le tocó ver los anuncios que ahí pusieron los precandidatos. Creo que ya bastantes personas han escrito acerca de lo aburridas que fueron las precampañas, en muchos casos de un solo hombre, que las coaliciones más esquizofrénicas nos sacaron de quicio, que fueron precampañas de ataque y no de propuesta, entre otras cosas.

Es difícil ver la razón de ser de este proceso electoral. Todo está por comenzar y parece que lo único innovador es que las opciones se reducen y se igualan, los problemas del país se vuelven más difíciles de tratar y el ánimo de seguir las campañas de parte de las personas muchas veces está por los suelos. Por eso, para aproximarnos a los grandes temas en la elección que está por comenzar, sugiero leerlos en clave literaria. Con este propósito, recomiendo algunos libros que he leído y que espero puedan hacer de las semanas antes de las campañas algo más interesante que el ejercicio ya por todos conocido de leer titulares.

Para leer sobre el papel de los medios de comunicación: El honor perdido de Katharina Blum

Una sátira corta y brillante de Heinrich Böll. Es la historia de cómo una joven ve a su reputación desmoronarse ante sus ojos cuando es víctima de la circunstancia, la policía, la política y un periódico mucho más interesado en vender ejemplares que en descubrir la verdad. Un periodista ataca la moral y persona de Katharina hasta convertirla en enemigo público, solamente por su encuentro accidental con quien resultó ser un ladrón de banco. El periódico ejerce tanta presión que Katharina recibe once postales anónimas, cinco cartas y dos notas en su buzón con amenazas, intimidaciones, ofertas no solicitadas de relaciones íntimas y llamados a arrepentirse de su ‘mala vida’. Por ello, también es una exploración muy interesante del papel indebido que juegan los medios de comunicación cuando tratan a la reputación de las mujeres con respecto a la moral pública.

Para leer sobre la desigualdad económica y la injusticia social: Lo de Antes

Pocos libros me habían provocado un torbellino de sentimientos simultáneos de enojo, empatía y el acercamiento a algo muy, muy familiar como lo hizo éste. Luis Spota es un clásico y Lo de antes, una tragedia tremendamente mexicana que sucede en la Ciudad de México. Javier Lira, alias El Tarzán, es pobre y vive en el Distrito Federal. Javier robaba, pero trató de salir de ese mundo y ahora tiene un puesto de poca monta en un banco. Su pasado lo arrastra para que vuelva a la mala vida, y quienes lo jalan hacia atrás para que vuelva a ser un ladrón tienen una fuerza increíble porque están coludidos con la policía y las autoridades. Javier, viviendo en un barrio bajo, poco puede hacer para evitar dar el último golpe al banco en el que trabaja y salir por fin de sus problemas económicos. No es el cuento clásico de policías y ladrones, porque lo claro y contundente de este libro es que los golpes de la vida parecen decirle a Javier “estate quieto, de aquí no sales”. Un cuento impecable sobre corrupción, pobreza y la valentía para salir adelante que se publicó en 1968, pero se repite una y otra vez en nuestras calles, sólo que en ciudades y rostros diferentes, con el narco como telón de fondo.

Para leer sobre la polarización política: El banquero anarquista

Los cuentos cortos de Fernando Pessoa que vienen en este libro de unas 120 páginas son argumentos exquisitos y muy fáciles de leer acerca de ideas pesadas que en los libros de ciencia política siempre suenan a torres de marfil, difíciles de comprender. En el cuento, un ‘banquero anarquista’ expone claramente lo ridículo de las posturas extremas que se mueven entre la dictadura revolucionaria, la costumbre la sociedad burguesa y la sociedad ‘libre’, todo con pretexto de una cena que rompe con el dicho de que en la mesa no se debe de hablar de política. Yo siempre encontré este ensayo en forma de cuento corto con mucho sabor; una buena plática con un conocido.

Para leer sobre desconfianza, el periodismo y la verdad: Los cínicos no sirven para este oficio

Muchas veces uno se pregunta qué lleva a un periodista a escribir una columna de opinión chayotera o mercenaria hablando a favor de un político, pero sin buenos argumentos. En este libro, Ryszard Kapuściński se hace una pregunta muy diferente y mucho más importante: ¿qué lleva a un periodista a aprender y a amar su oficio? Este libro se lee de una sola sentada. A manera de entrevista, Kapuściński cuenta cómo aprendió a escribir sobre un mundo en expansión en donde la información es un gran negocio. También nos cuenta cómo no perder la capacidad de asombro al ser corresponsal de guerra en lugares del mundo que no eran su patria, pero que le llamaban al corazón de igual manera, para contar su historia. Un fuerte llamado a no perder la fe de clamar por justicia, porque los cínicos no sirven para periodistas a menos que conserven dentro de sí un profundo amor a la verdad ante la adversidad diaria.

Cada uno de estos libros se leen fácilmente en un fin de semana, y pueden ayudarnos a renovar nuestra curiosidad en el mundo y en cómo las preguntas y problemas que vemos tan difíciles de resolver resuenan a través de la historia, ya existían en ese pasado hacia donde miramos tan fácilmente en busca de tiempos mejores.

Las historias de estos libros nos hacen ver que la búsqueda de visiones valientes y creativas del mundo es algo necesario en nuestros días, pero que pertenece a un esfuerzo mucho más grande, mucho más viejo. La política, la búsqueda de justicia y de verdad no son opcionales, son nuestra tarea eterna y estos libros nos recuerdan de manera muy amena cómo esos llamados desde el pasado suenan muy familiares porque, como dice Kapuściński, “Como los camellos cruzan el desierto, así los relatos cruzan la soledad de la vida, ofreciendo hospitalidad al oyente, o buscándola”.

Rodrigo Cornejo
Acerca de Rodrigo Cornejo 7 Artículos
Miembro de Wikipolítica.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*