Lo que sigue para el Sistema Estatal Anticorrupción

“Paciencia, prudencia, verbal contingencia” parece que fue la indicación expresa que le dieron a Javier Duarte antes de que fuera capturado en Guatemala. Lo que sucedió en su primera audiencia en nuestro país, nos hace sospechar a los mal pensados que pareciera que todo esto es un simple circo mediático.

Pero no es que seamos mal pensados, es que el pasado siempre nos da la razón. La impunidad contra aquellos que utilizan las instituciones para fines personales ha sido la norma. Aquellos que tienen que pagar por un delito, deben tanto y les deben tanto. Tenemos que entender que la corrupción es otra forma de crimen organizado. No solo son los Duarte,  Montiel o Moreira, son también las personas que firmaron los cheques, quienes compraron diputados y acosaron  a la prensa.

Por eso es que la discusión de los Sistemas Estatales Anticorrupción competen a cada persona que ha sido víctima de la corrupción, es decir, a cada persona que habita este país. Corrupción es aquello que sucede cuando lo público se utiliza para fines privados, y en México, las instituciones y recursos públicos han sido rehenes de los intereses de pocos por muchos años. La corrupción ha sido un muro que nos aleja de tener un país menos desigual.

Aquí en Jalisco, se aprobaron las bases mínimas para el funcionamiento del SEA, pero sigue legislar sobre la letra chiquita de ese contrato que responda a la preguntas: ¿quién va a seleccionar al Fiscal General y al Fiscal anti Corrupción? ¿Cómo se integrarán los Comités de Participación Social? ¿Qué hacemos para que las y los magistrados dejen de ser serviles de los partidos políticos?

Este proceso no termina con la aprobación de las leyes secundarias que deben aprobarse antes del 15 de septiembre, continuará en cada designación y en la conformación de los Comités sociales. Ahí veo que personas valientes, técnicas y con experiencia, sean quienes integren esos espacios. Mujeres y hombres que no se presten a simulaciones y abran la puerta para procesos ciudadanos que deben comenzar a ser la regla en la política de este país.

Todas y todos tenemos una tarea importante: no soltar este proceso que nos puede permitir tener un Sistema Estatal robusto, fuerte y abierto.

Susana Ochoa
Acerca de Susana Ochoa 12 Artículos
Feminista // Soy un cliché // #Okupante

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*