los discos de 1967

Se ha hablado mucho en estos días acerca del cincuentenario de un disco que es considerado un punto y aparte en la historia del rock –un “parteaguas”, como indica el lugar común–: Sgt Pepper´s Lonely Hearts Club Band, larguísimo título del álbum que confirmó la experimentación musical que The Beatles habían iniciado ya con al menos dos discos previos: Revolver y Rubber Soul –y si me apuran tantito, ya desde Help. Menos se ha hablado de otro de ellos que también salió en 1967: Magical Mistery Tour y que en mi opinión aguanta perfectamente la comparación con el del Sargento Pimienta. Eran otros tiempos, el ansia de los grupos los llevaba a sacar más de un disco por año, como sucedió con los Beatles.

Recuerdo haber comprado el Sgt. Pepper´s… en el DF, donde pasé mi adolescencia. Me costó alrededor de 50 pesos -que no eran pocos para un chavo de 13 años- en una edición nacional bastante decorosa. Lo compré ¡en una farmacia cercana a mi casa! donde, no sé hasta la fecha la razón, vendían algunos discos. Y sí, aquella era una grabación sorprendente, con músicas de géneros diversos y cierta experimentación emprendida por músicos creativos que le sacaban el mayor jugo posible al limitado estudio de grabación de aquellos tiempos.

Hace poco conversé con Jorge Álvarez, personaje tapatío ligado a la música y las artes de la ciudad. Me contó que de adolescente tuvo un grupo llamado los Fireflies, que interpretaban sobre todo música de los Beatles. En aquellos años –finales de los sesenta, principios de los setenta- los nuevos discos no llegaban pronto a Guadalajara. Cuando había noticias de la aparición de alguno interesante, él y sus compañeros del grupo tomaban un camión –que por entonces hacía como 10 horas de viaje a la capital– y enfilaban hacia Casa Veerkhamp, sitio donde era posible conseguir las novedades. Me cuenta Jorge que cuando salió Sgt. Pepper´s y fueron por él, sus compañeros se escandalizaron: ¿qué clase de música era aquella? Todo parecía ya fuera de contexto, alejado de toda lógica. Jorge, sin embargo, se entusiasmó sobre todo con los sonidos orientales que aparecían en el álbum y siguió fiel a la experimentación beatleana. El grupo, claro, se desbandó. Hoy sabemos quién de entre aquellos chavos tenía la razón.

Pero para ser justos hay que decir que los Beatles no fueron los únicos que sorprendieron en 1967, un año extraordinario en la producción discográfica de entonces. En el recuento es forzoso incluir muchas joyas de aquel año cuando, como dije, varios grupos editaron más de un disco: los Rolling Stones sacaron Their Satanic Majesties Request y Between the Buttons; los Animals de Eric Burdon, publicaron Winds of Change y Eric is Here; Donovan, el gran trovador escocés, presentó Mellow Yellow y A Gift from a Flower to a Garden; la sicodelia de San Francisco estuvo representada por dos discos de Jefferson Airplane: Surrealistic Pillow y After Bathing at Baxter´s; y, por si fuera poco, el gran Jimi Hendrix lanzó sus dos primeros discos: Are you Experienced y Axis: Bold as Love. Nada mal para un solo año, ¿no?.

Pero ahí no se termina el recuento, pues habría que añadir a Pink Floyd, Moody Blues, Bob Dylan, Frank Zappa, Procol Harum, Velvet Underground, The Who, The Greatful Dead, los Beach Boys, Love y hasta a los Doors, los Kinks y Cream con esas joyas respectivas llamadas Strange Days, Something Else y Disraeli Gears.

Ustedes disculparán las larguísimas referencias, pero ¿qué puede uno hacer sino entusiasmarse a la distancia ante tantas maravillas que aún hoy se disfrutan enormemente?

Algo debe haber habido aquel año…quizás el auge de la sicodelia con todos sus añadidos naturales y químicos, la reflexión -entre temerosa y eufórica- posterior a la guerra mundial, los veinteañeros que reaccionaban al “stablishment” de sus padres, la certidumbre de que el mundo estaba efectivamente cambiando. Quién sabe, pero cincuenta años después, la creación musical de entonces me sigue dejando con la boca abierta.

Alfredo Sánchez
Acerca de Alfredo Sánchez 38 Artículos
Músico // periodista // hombre de la radio

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*