“Los economistas no entienden la realidad económica”

|Por David Morales|

En el marco de la FIL 2017 el economista y columnista de La Jornada Julio Boltvinik presentó el libro Arrogancia desmesurada. Por qué fallaron los economistas al predecir la crisis y cómo evitar la siguiente, de Meghnad Desai. Este título se refiere a la crisis que comenzó en 2008 con el estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos y que luego se expandió al resto del mundo.

“Este libro es un libro escrito para irritar y provocar, pero espero, también, para explicar cómo es que llegamos a estar donde estamos, en lo que ahora se llama este mundo nuestro globalizado”, cita Julio Boltvinik al autor en la introducción.

Boltvinik asegura que aunque el contenido es técnico el libro se lee con facilidad. “Habiendo sido profesor de economía durante más de 40 años Desai sabe cómo explicar de manera sencilla asuntos que usualmente no parecen serlo”. Desde el prefacio, añade Boltvinik, establece que hubo tres posturas ante el inicio de la crisis actual:

  • La de los economistas llamados nuevos clásicos. “Se autollamaron así, pero no merecen ese nombre, según ellos la crisis sería temporal y se autocorregiría”.
  • La de los keynesianos, que señalan que la crisis era seria, pero que teníamos los medios para resolverla.
  • Por último, la postura del propio Desai es que esta recesión no sólo es la más profunda que se ha visto sino que los remedios usuales keynesianos no funcionarían para remediarla.

La globalización ha cambiado de manera fundamental el contexto. Para encontrar una solución a la crisis tenemos que explorar el inframundo, como lo describió Keynes, donde viven los economistas que han pasado de moda, como Marx, Schumpeter, Kondratieff y Hayek. Ellos ven al capitalismo como un sistema sujeto a ondas de ciclos de alza y baja, un sistema de desequilibrio dinámico.

Por otra parte, Boltvinik parafrasea a Desai al decir que la economía moderna percibe los mercados como un sistema de equilibrio estacionario, en el cual la oferta es igual a la demanda y donde las crisis son imposibles. “Ese es el mundo real de los economistas”.

“El problema no fue tanto con la economía sino mucho más con la teoría económica y con los economistas”, señala Desai. El autor explica en la introducción que durante sus 50 años de economista vivió todos los cambios en la teoría económica que describe en el libro. “Fui testigo del cambio en la cultura de la economía académica, que abandonó los hábitos empíricos de estudiar la realidad económica y se casó con el razonamiento apriorístico. La incertidumbre y la duda fueron reemplazadas por la certidumbre y la arrogancia desmesurada, hubris. Hice cuanto pude para resistir este cambio. Continué tratando de interpretar de nuevo el mundo a la luz de los acontecimientos, combinando las herramientas de la investigación empírica con bases profundas en el legado de la teoría económica. Continúa siendo una tarea inacabada”.

Julio Boltvinik afirma que este es probablemente el mejor libro sobre la crisis económica que vivimos actualmente. “La economía como profesión había navegado alto a los ojos del mundo. Se decía que los economistas tenían la respuesta para toda clase de problemas, pero Desai no se queda en la generalidad y apunta al porqué el estado de la teoría económica hace que los economistas no entiendan la realidad económica. Fíjense lo que está diciendo, los economistas no entienden la realidad económica, y obviamente ninguna otra”.

Arrogancia desmesurada. Por qué fallaron los economistas al predecir la crisis y cómo evitar la siguiente puede adquirirse en el stand de Siglo XXI Editores, ubicado en H3 del área nacional de la FIL

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*