Los huérfanos de Javier Valdez

Sepa la bola

¿Quién le dirá a estos niños que la pinche vida,

 la perra y miserable vida escondió a sus padres,

a su madre quizá, a su abuelo, a su hermano,

 en su risa huesuda y sangrienta?

Javier Valdez

Los que queríamos y admirábamos a Javier Valdez Cárdenas siempre recordaremos dónde nos encontrábamos cuando nos enteramos de su asesinato el 15 de mayo de 2017; cuando miramos la foto en la que se veía su cuerpo cubierto por una manta que hacía resaltar su característico sombrero.

Al bato lo mató el narcotráfico y la narcopolítica. Que quede claro que no fue por su compromiso con la sociedad al informar sobre las víctimas de esta guerra; tampoco por tener de fuentes a quienes han decidido hacer de la delincuencia su manera de ganarse la vida. El periodista sinaloense iba más allá de registrar y publicar los actos del narco. Más bien narraba e intentaba explicar las consecuencias de un país violento e injusto.

Muchos de quienes se han encabronado con su muerte eran sus amigos. Otros, que de igual manera nos encabronamos, lloramos y nos llenamos de rabia más bien sentíamos que lo conocíamos porque leíamos su Malayerba y sus libros. Soy uno de ellos, de los que solo lo vi en persona cuando en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) asistía a las presentaciones de alguno de sus libros y su palabra se sentía cercana.

Cuando mataron a Javier Valdez no solo le arrebataron a su padre a sus dos hijos y a el esposo de Grisela, también muchos reporteros nos quedamos huérfanos. Se llevaron al bato que nos era un ejemplo como persona, padre, esposo, amigo y periodista.

Hace tiempo, en una cartulina blanca que Javier Valdez cargaba se podía leer la frase: “Un periodista asesinado es una voz menos para el pueblo”. En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto suman ya 43 comunicadores asesinados. En 2017 fueron 12 –incluyendo a Javier Valdez–, en 2016 otros 11. Cuando la razón del asesinato de un periodista es su labor al informar la sociedad pierde una voz y un cachito de la verdad.

Se llevaron a Javier, nos trajeron dolor y rabia.

Julio González
Acerca de Julio González 106 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*