Los influencers regios; la frivolidad y la lucha por el Like de cada día…

||Hay que ignorarlos para que no sigan haciendo circo, señala especialista de la UdeM

|Por Melva Frutos|

NUEVO LEÓN.- Parejas que desnudan su vida y su cuerpo ante cámara de un celular, hombres y mujeres que se desprenden de la toalla de baño frente al espejo mientras capturan la íntima imagen y niños que son expuestos día y noche a la libertad de las redes sociales.

A nivel mundial, la moda son los influencers: personas con fama (mucha o poca) que se especializan en uno o diversos temas, y que por su presencia e influencia en redes sociales, además de miles de seguidores, llegan a convertirse la cara de una marca.

Los hay de todo tipo, desde amantes a las compras, cómicos, deportistas, especialistas en temas políticos, ambientales, sociales, musicales, espirituales, etc.

Monterrey también tiene sus propios influencers, aunque su estilo no tiene nada qué ver con el ámbito de la cultura, la ciencia o el deporte.

El movimiento de las redes de miles de integrantes de la sociedad regiomontana ha estado más inclinado a conocer en dónde pasean determinadas personas, qué comen, qué visten, los chistes que cuentan, cómo cantan y juegan sus hijos y en algunos casos, hasta verlos en poca ropa, o sin ella. Un reality show.

Pero, ¿hasta dónde llegan por ganar seguidores?

En la localidad hay una pareja que ha cobrado notoriedad en las redes sociales, son Alfonso De Nigris y Marcela Mistral, cuyo hijo, Ponchito, de apenas dos años, es parte crucial de sus fotos, vídeos y en general de la exhibición de su vida diaria.

En su cuenta de Instagram “ponchodenigris”, tiene 713 mil seguidores, más de dos mil 300 publicaciones y se define como “TV Host. Empresario. Mexican influencer”.

Su esposa, “musamistral”, con 518 mil seguidores en Instagram, ha hecho más de 3 mil 500 publicaciones y en la descripción de su perfil se lee “Tv Host Mexican Blogger-Beauty & LIfestyle”.

En la actualidad existe una sobreexposición de imágenes que hacen los padres de sus hijos, que es el término conocido como “Oversharing”, consideró la Directora General del Instituto de Investigaciones en Bioética, Martha Rodríguez Alanís.

Expertos a nivel mundial han escrito al respecto, dijo, y nos hablan de que hoy en día la sociedad es “hipertecnológica, hipermediática e hipercomunicada”.

“Entonces nos encontramos recibiendo la difusión ininterrumpida en todo el planeta, de muchas imágenes, de noticias, de películas, de series, de espectáculos, de famosos, deportes, etcétera”.

Pero en específico de los niños, agregó, hay una exposición u “Oversharing” de imágenes de niños por los padres.

Ahí hay un problema muy marcado, en el sentido que hemos visto que los padres, por desconocimiento o por no saber cómo aplicar los Derechos Humanos que tienen los hijos o los derechos de las familias, entonces han recorrido estos medios con diferentes tipos de fines, de intereses personales, intereses económicos, etcétera; que no son buenos para mantener los valores de una familia”, detalló la doctora en Bioética.
Martha Rodríguez.

El Artículo 77 de la Ley de General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes deja clara la protección a la intimidad de éstos, señaló la especialista, así como el principio de interés superior de la niñez.

El hijo de la pareja de conductores de televisión regiomontanos, usualmente es videograbado o fotografiado jugando, cantando, platicando y en general, en cualquier actividad de su vida diaria, tanto que ya tiene su propia cuenta de Instagram, como “ponchitodenigris”, con 198 mil seguidores.

El pequeño también es mostrado en escenas en las que su padre le juega bromas o momentos en que lo reprende, como pasa en la vida diaria de una familia.

“¿Qué pasa con los niños que no tienen todavía capacidad de consentir y de tomar decisiones?

“Porque un chico o una chica de 12 años, quizá sí le quieren sacar fotos de determinada forma en los medios, puede objetar, puede ser esté de acuerdo o no, pero un menor, al que desde el vientre, algunos padres ya los están exponiendo en fotografías o ecografías de esos niños que todavía ni nacen, y luego cuando nacen y venden todas las fotos, entonces ¿quién está protegiendo eso?”, agregó Rodríguez Alanís.

Los padres y el Estado son los protectores de los derechos de los niños, advirtió, pero además es importante generar códigos de conducta para los padres, hacerles saber qué están ocasionando en sus hijos y que derechos están violentando.

“No queremos abrir un espacio de confrontación legal contra los padres, sino que estamos llamando a que los padres reflexionen esos valores que le están transmitiendo a sus hijos”, añadió.

Y dijo, son niños que posiblemente padezcan bullying cuando inicien su etapa escolar, pues las imágenes que ahora son expuestas quedarán en la memoria cibernética y social.

“Va a haber gente que se encargue de decirles ‘mira, cuando estaba chiquito, mira cómo salías; salías ligado a escenas de tus padres en situaciones de sexo, desnudos, descubrimiento de sus cuerpos.

“¿Cómo van los padres a proteger esa información que ya difundieron”, puntualizó.

La Doctora estimó que es necesaria la apertura a un espacio de reflexión sobre principios y antivalores, que las personas se pregunten cuál es el mensaje que se está mostrando y recibiendo y si habrá alguna utilidad propia o para los demás.

“Nosotros mismos como sociedad, marcamos nuestros límites. Desgraciadamente a veces esos límites llegan cuando ya es un problema, cuando ya vemos que alguien está siendo dañado, como en este caso, los niños”.

En el caso de los propios influencers, la especialista recomienda que se planteen cómo les gustaría que las futuras generaciones, incluso de su familia, les recuerden.

Alfonso De Nigris y Marcela Mistral han posado con poca ropa juntos, incluso, circula una fotografía en la que supuestamente están en la cama, aunque en un vídeo publicado por “Poncho”, asegura que se trata de un montaje.


La influencer Andy Benavides recientemente colgó un vídeo en su cuenta de Instagram “andybenavidesm”, en donde se aprecia que se le cae la toalla que cubría su cuerpo desnudo.

Las publicaciones de la socialité regiomontana, que tiene 390 mil seguidores, son en general sobre moda, eventos y lugares, en muchas de ellas, acompañada de sus dos pequeños hijos.

Jesús Castillo López, Doctor en Psicología Social y profesor de la Escuela de Psicología de la Universidad de Monterrey (UdeM), señaló que la moneda de cambio para los influencers son los “likes”.

Sin embargo, dijo, no cualquier persona está dispuesta a que miles de personas vean su vida.

“Inclusive, que tengamos que hacer cosas, en las que a lo mejor ni estamos de acuerdo, pero sabemos que es necesario, para tener, para seguir estando en la mira de ese público”, precisó.

En el medio de la Psicología se le llama Personalidad Histriónica y se refiere a las personas exhibicionistas y vanidosas, que les gusta ser admiradas, sobre todo por su belleza física.

Hay quienes influyen por medio de sus conocimientos, apuntó, sin embargo, muchos influencers lo hacen por medio de la apariencia, lo cual se ha estereotipado.

“Es una imagen distorsionada porque es más bien una forma de llamar la atención. No es algo genuino, porque la gente que maneja una imagen genuina, no necesita andar haciendo cosas”, dijo Castillo López .

Advirtió que el comportamiento y publicaciones de algunos influencers, incluso damas, se opone a los derechos ganados por las mujeres en una lucha de décadas.

El machismo va además acompañado del racismo y discriminación en las redes sociales.

“Nos muestra una sociedad discriminativa, una sociedad machista, una sociedad anti mujer, que aunque la mujer sea mayoría de número, en nuestro país es minoría en poder y usan eso “porque va a pegar”.

El especialista propone ignorar y apagar los contactos que no nos aportan propositivamente.

Lo que debemos de hacer es ignorarlos, dejar de darles “like”. Dejarlos que sigan haciendo su circo, maroma y teatro (…). Que trabajen como todos los demás, que aporten cosas útiles a la sociedad, que colaboren con el bienestar de la gente; eso es puro amarillismo, son modas.
Jesús Castillo López.

Agradecemos a Posta.com.mx por compartir este trabajo.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*