Migajas por promoción: acuerdo entre el INE y Facebook

|Por Florencia González-Guerra|

En las elecciones de 2012 vimos una autoridad electoral rebasada. El IFE (hoy INE) no entendió o no quería entender cómo funcionaban las redes sociales. Tuvimos guerra sucia, fake news, campañas financiadas por quién sabe quien.

Y hasta el presidente, Enrique Peña Nieto, se ayudó de un grupo de hackers que “manipularon redes sociales para crear falsos sentimientos de entusiasmo”, según un reportaje de Bloomberg.

Esta vez el Instituto Nacional Electoral (INE) se dice dispuesto a llevar un rol activo en estas elecciones, en voz del presidente del órgano electoral, Lorenzo Córdova, es “la primera vez que Facebook firma un acuerdo directamente y sin intermediarios de esta naturaleza en todo el mundo”. Córdova señaló que quieren ser lo más liberales posible en libertad de expresión pero totalmente inflexibles en el control de los recursos que los partidos políticos gastan durante las campañas electorales, y con el dinero que invierten en las redes sociales.

La información pública del INE provocó polémica entre diputados y Sociedad Civil en defensa de los Derechos Digitales porque el acuerdo no habla sobre el control de fake news, ni sobre el control de los recursos y campañas con financiamiento ilícito. No existe ningún acuerdo que obligue a la plataforma a dar información sobre los temas que realmente importan. Pero sí mucha promoción para Facebook.

Disculpen la desconfianza, pero parece que otra vez, sí otra vez, el Instituto encargado de organizar las elecciones no supo cómo funciona la red social o no quiso entender bien. Los acuerdos muestran que la autoridad electoral favorece los intereses de una empresa privada, y a cambio tenemos “limosnas” que de “buena onda” hacen “tallercitos”, invitan a votar –sin tener información sobre la posible o no neutralidad– o dicen dónde está equis casilla, como si no fuera un trabajo que el INE debería de promocionar.

Además, la autoridad viola el sexto principio del Plan Estratégico 2016-2026, el cual dice que “todos los actos y la información en poder del INE son públicos. Sólo podrán ser reservados en casos previstos por la ley y plenamente justificados”. Hasta el día de hoy no sabemos por qué reservan dicho acuerdo.

No es la primera vez en el mundo que se utiliza el Megáfono Electoral, tampoco muchas de las herramientas ya mencionadas. En Estados Unidos, desde 2008 la red social ha hecho experimentos medibles para saber cómo influencia en la sociedad.

The Atlantic publicó un artículo titulado “What Facebook Did to American Democracy” sobre el tema. Ahí consigna: “sabemos que Facebook es una fuerza con herramientas poderosas, no neutrales en políticas electorales”. Según la misma publicación, en junio de 2014, Jonathan Zittrain, erudito en derecho de la Universidad de Harvard, escribió un ensayo en New Republic con el título “Facebook podría decidir una elección sin que nadie lo descubra”.

En esta elección, la más grande de la historia, 14 millones de jóvenes podrán votar por primera vez en los comicios de 2018, y tenemos de frente un acuerdo con la principal red social que no sabemos cómo funciona y que según experiencias previas en otros países no es neutral. Asusta ser el primer país que firma un acuerdo con la red social de esta magnitud que ni sabemos cómo funciona.

+También puedes leer “El INE y Facebook, aliados en las elecciones”

Florencia González-Guerra es periodista.

Escribe porque lucha por un mundo más justo.

Se mueve en bicicleta. También, a pie.

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Para qué usamos el internet los mexicanos? - Okupo+

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*