Porque no pasa nada, aquí matan y roban

Sepa la bola

Si una persona decidiera atentar contra tu vida, sería prácticamente un hecho que no sería sentenciado por homicidio. Y partamos de lo elemental: en este país se mata a diario y por montones. De enero al último día de mayo de 2018, en México han asesinado a 151 personas; 17 homicidios al día.

Si una persona decidiera pararse frente a la ventana del auto mientras acomodas tus pertenencias para prender el motor para apuntarte con un arma y pedirte que te bajes y le entregues la llave; robártelo, pues. Este sujeto tiene más posibilidades de salirse con la suya antes de pisar un metro cuadrado del piso de cemento de algún reclusorio. No, no exagero: en los 32 estados, de enero a mayo de 2018, ciudadanos han denunciado 16 mil 856 robos de vehículos; 112 diarios. Y, por cierto, Jalisco es la tercera entidad donde más robos de carros se han registrado, con 3 mil 607 denuncias.

Quizá tu y yo tenemos claro que el tema de seguridad en el país no marcha bien. Es más, hasta el mismo presidente, Enrique Peña Nieto, lo aceptó el lunes pasado. “Los resultados aún están lejos de ser satisfactorios, a pesar de los esfuerzos de todos los cuerpos de seguridad”, admitió sin dejar de reconocer el esfuerzo –en ocasiones en vano– que la Policía Federal ha realizado.

Que no pase nada cuando alguien mata o roba o delinque u otro verbo relacionado a la actividad delictiva tiene nombre y se llama Impunidad (escribo la “i” en mayúscula porque de ese tamaño es el problema) y unos actores protagónicos en la situación son las fiscalías y procuradurías.

La organización Impunidad Cero publicó Índice estatal de desempeño de procuradurías y fiscalías 2018. El informe revela un dato desolador: En México, la probabilidad de que un delito se denuncie y se esclarezca es de 1.14%. Y esto tiene que ver con otro factor, uno visceral, y se llama confianza en el Ministerio Público. En este país, 1 de cada 10 ciudadanos manifestó tener “mucha confianza” en estos órganos de procuración de justicia.

La confianza en las fiscalías y procuradurías no brota por generación espontanea. Se gana con resultados o se pierde a falta de éstos. En Jalisco, por ejemplo, la efectividad en investigaciones es del 5.4%, el dato surge del mismo documento. Otro número contundente es la probabilidad de esclarecimiento de los delitos en la misma entidad: 0.37%.

Si una persona decidiera asaltarte o matarte, existe una mayor probabilidad de que no pasara N-A-D-A. Por esto y muchas razones más exijamos una #FiscalíaQueSirvaJalisco.

Migaja

¿Dónde quedó Ricardo Anaya? En redes sociales no sbemos nada de él desde el 28 de junio; hace 20 días.

Julio González
Acerca de Julio González 106 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*