Okupamos más espacios como este

Okupo

Cuando sonó el teléfono y vi que era mi jefe, Marco Antonio Islas Espinosa, sentí que algo no estaba bien. Muy rara vez me llamaban tan temprano.

-Qué onda, wey. Dime.
-Qué onda, cabrón. Oye, pues ya valió madre.
-¿Qué pasó?
-Pues valió madre. Están liquidando a la gente. Vino la gente de México para cerrar el proceso. Vente.

Llegué a Máspormás GDL en julio de 2016. Siete meses después, el corporativo que la publicaba en México y Guadalajara, decidió que el proyecto ya no era rentable en nuestra ciudad. Las personas que ahí colaborábamos fuimos liquidadas en menos de 24 horas.

Me sentí un poco triste, sobre todo porque el periódico se distinguió por seguir una agenda propia alejada de los boletines de prensa y las ruedas de prensa donde tratan de dictar las notas que se publican todos los días en la ciudad.

Recordé a los amigos que me antecedieron como reporteros y colaboradores de la sección Ciudad: Alejandra Guillén, Alejandro Velazco, Julio González, Darwin Franco. Por supuesto los editores que me invitaron al proyecto: Marco y Cristian Zermeño. Pero también estaban Edgar Corona y Paty Mignani, editores como pocos; y un grupo de diseñadores que siempre fueron la cara bonita de un periódico distinto: Gizeth Bernal y Jorge López.

Cuando ocurrió el cierre, el selecto grupo de columnistas decidieron no apagar la voz. Si el proyecto impreso no era redituable, había que mantener el espacio; no para generar recursos, sino para que las voces no se apagaran. Así es como me dicen que nació Okupo+.

Y gracias a Julio González y Zul de la Cueva, yo he podido seguir escribiendo aunque no me paguen. Porque a veces escribir se vuelve un refugio de nuestros pensamientos. Nos llama a compartir y dirimir puntos de vista. Y porque es un privilegio que alguien nos lea y que podamos abrir el debate sobre asuntos públicos.

Escribo esto el mismo día en que cuando cumplo 13 años como reportero. Y siento que los nuevos medios como Okupo+, están llenos de posibilidades: de abrir y prestar las plumas a los estudiantes que hoy buscan darse a conocer. De ser una ventana de oportunidad cuando los medios tradicionales se cierran por compromisos o intereses. De tratar de ser un laboratorio para conocer nuevas formas de transmitir información. De conocer nuevos personajes, nuevos intereses y mejores espacios en la ciudad.

Porque en eso se ha convertido Okupo+: un espacio de encuentro que tiene más cosas por hacer en el futuro que sólo replicar lo que hacíamos en Máspormás. El periodismo no se va a reinventar, las maneras de hacerlo sí. Y por eso Okupamos más espacios como este.

Omar García
Acerca de Omar García 6 Artículos
Reportero cachamentiras. Escribe sobre Guadalajara y sus procesos urbanos.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*