Como opositor, López Obrador no tenía otros datos

Sepa la bola

Desde la posición de candidato opositor, Andrés Manuel López Obrador tuvo olfato de sabueso para identificar los problemas que más indignaban a un amplio sector de la población en México: la corrupción, la inseguridad y la pobreza. Incluso, previo al proceso electoral de 2018, el líder del partido Morena tiraba mordidas a sus adversarios en Twitter y los spots propagandísticos transmitidos en televisión y radio.

Si el entonces presidente Enrique Peña Nieto relacionaba la aprobación de una de sus reformas estructurales con un cambio de vida para los mexicanos que menos tienen, López Obrador salía a decir que no, que habría corrupción. Y muchas veces acertó, detrás había intereses particulares. En el tema energético, por ejemplo, se tiene a Odebrecht como una insignia de aquello que López Obrador supo sacar provecho.

Sin embargo, resulta curioso –ajá– cómo el hoy presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, niega su responsabilidad en los temas que él mismo supo capitalizar: corrupción, inseguridad y pobreza. Y es un tanto más preocupante que si él se basó en la realidad y en los datos estadísticos, ahora sea él mismo quien rechace la realidad y las mediciones estadísticas que utilizaba para dar de espadazos a las anteriores administraciones: cifras sobre homicidios y desapariciones, cifras sobre creación de empleo, cifras sobre el crecimiento económico, cifras sobre el consumo.

Como opositor, López Obrador no tenía otros datos; utilizaba los que hoy –y ayer– sirven a los periodistas y los opositores para medir el avance de las políticas públicas. Quizá de manera anticipada, pero, al fin y al cabo, es tarea de los reporteros registrar día con día la implementación e impacto de las decisiones del poder ejecutivo federal. Mientras que la disminuida oposición patalea de manera legítima para llamar la atención cuando ve alguna medición desfavorable para este gobierno.

Es cierto, la realidad no es la Verdad. Existen múltiples realidades, como existen múltiples verdades. El capoteo de López Obrador ante las preguntas agudas de algunos periodistas cada mañanera nos ha llevado a discutir las mediciones. Pero sería pertinente recordarle al presidente, que desde la oposición él capitalizó en votos esos datos, y que no había manera que Fox, Calderón y Peña dijeran la trillada frase: yo tengo otros datos. Solo como recordatorio… o más.

Migaja

La creación de empleo se debe dar desde la iniciativa privada, no desde programas sociales. Jóvenes Construyendo el Futuro tiene como primer objetivo integrarlos en “actividades de capacitación en el trabajo y, así, dotarlos de herramientas para una vida mejor”. Es decir, es un programa de capacitación.

Julio González
Acerca de Julio González 127 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*