Pérdidas musicales de 2017 (parte I)

La lista de los notables fallecidos en 2017 que aparece en Wikipedia es, como todos los años, abrumadora. Trato de concentrarme en el mundo musical, algunos nombres me suenan y otros muchos no (por ejemplo, Serafín Espinal, exlíder de un grupo mexicano llamado Sam Sam, de cuya existencia yo no tenía noticias). Por mi parte también he venido haciendo una listita de aquellos cuyas muertes han sido noticia a lo largo del año y, como siempre, me doy cuenta de las grandes pérdidas que inevitablemente ocurren. Comienzo por el rock y hago mi recuento personal. Destaco las que, para mí, son las muertes más relevantes, no necesariamente en orden de importancia, y con algunos videos que ejemplifican el trabajo de cada uno de los héroes idos.

CHUCK BERRY: el creador de algunas de las mejores canciones del rocanrol de los cincuenta, inventor de riffs inigualables que siguen siendo la marca característica del género, el contador de historias hilarantes e ingeniosas, el creador de aquel célebre “pasito” que ejecutaba al tocar sus solos, el protagonista de varios escándalos legales que lo llevaron alguna vez a prisión y a las portadas de los tabloides gringos. Berry, cuya influencia musical ha sido inmensa, murió el 18 de marzo a sus 90 años. Todavía se alcanzó a editar este año un disco póstumo llamado, simplemente, Chuck.

GREGG ALLMAN: el finísimo cantante, guitarrista y tecladista que fue miembro de una de las agrupaciones más representativas del blues-rock sureño de Estados Unidos, murió a sus 69 años luego de una intensa vida musical y personal en la que se cuentan siete matrimonios, un libro autobiográfico, discos con su grupo original Allman Brothers y varios más en calidad de solista. Su último disco fue publicado en este 2017 y lleva un título que parece una declaración de principios: Southern Blood (sangre sureña).

WALTER BECKER: la mitad de aquel enigmático grupo-de-dos llamado Steely Dan -la otra mitad es Donald Fagen- murió el 3 de septiembre pasado dejando detrás su prestigio como uno de los creadores más elegantes en una música que, simplemente, no se parece a otras. Un proyecto obsesivamente perfeccionista donde se cuidaban los más mínimos detalles de la producción y de donde salieron discos y canciones que son referente en su peculiar mezcla de rock, jazz, blues y pop. Becker era guitarrista, productor y compositor y tenía 67 años al morir.

TOM PETTY: también recorría la década de sus sesenta cuando murió a consecuencia de un infarto. Tenía 66 y durante su vida fue una de las figuras más relevantes del rock norteamericano como cantante, guitarrista y, sobre todo, compositor. De uno de sus proyectos, aquella curiosa reunión de superestrellas llamada Travelling Willburys, ya solamente quedan vivos dos integrantes: Jeff Lynne y Bob Dylan. Otros dos miembros, George Harrison y Roy Orbison, han fallecido igual que ahora el rubio Petty. Su obra, de solista y con su grupo original los Heartbreakers -una de las más poderosas agrupaciones del rock norteamericano de todos los tiempos-, lo posiciona como un sensible compositor de canciones, acaso uno de los mejores que ha dado el rock, como quedó claro en sus últimos dos discos con su banda incondicional: Mojo (2010) y Hypnotic Eye (2014).

Alfredo Sánchez
Acerca de Alfredo Sánchez 50 Artículos
Músico // periodista // hombre de la radio

1 Trackback / Pingback

  1. Pérdidas musicales de 2017 (parte II) - Okupo+

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*