El otro quinto informe de Aristóteles

Sepa la bola

El primero de febrero, el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz entregará el quinto informe de su administración. Este hecho, de manera simbólica, será el comienzo del fin de su mandato; el que significó el regreso del PRI a Casa Jalisco y que, según los gurúes del círculo rojo y las encuestas, en unos meses se mudará a los terrenos de la oposición.

El gobernador presentará cifras, indicadores y enunciados que construyan una idea: Jalisco está cambiando y ahora se vive mejor. También matizará: aún falta mucho por hacer. Me aventuro a decir lo anterior porque los informes están llenos de lugares comunes y la autocrítica se da entre algodones.

En esta entrega, abordaremos el lado oscuro del cuarto año de gobierno de Sandoval Díaz, al menos en cuatro ejes: seguridad, ingresos, movilidad y medio ambiente.

De febrero de 2017 a enero 30 de este año –es decir del anterior informe al día de ayer–, en Jalisco mil 80 personas murieron por impacto de bala. El 46% tenían entre 18 y 34 años.

En el mismo periodo, 84 mujeres murieron a balazos; 24 estrangualadas; 21 a puñetazos y golpes; 16 porque un cuchillo o arma blanca las atravesó. De hecho, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) registró 104 feminicidios sólo en 2017 en la entidad.

Sabemos que los gobierno siempre se cuelgan la medallita de la creación de empleo. La administración estatal no es la excepción. Lo han cacareado. Aseguran que han generado más de 300 mil empleos de marzo de 2013 al corte de diciembre del 2017. Sin embargo, en el tema de ingresos, la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) de 2016, coloca a Jalisco en el octavo lugar del listado de estados. Un hogar tiene un promedio de ingreso mensual de 17 mil 456 pesos; Nuevo León, de 29 mil 217 pesos.  Más chamba, pero con honorarios o nóminas que poco alcanzan.

La capital del estado tiene un problema de movilidad urgente. Una de las banderas en la campaña de Aristóteles fue buscar soluciones. Una de ellas fue la construcción del peribus pero el año pasado se anunció que el proyecto no avanzaría hasta que se concluya la ampliación del periférico. Por otra parte, las rutas troncales del transporte público no han avanzado. A estas alturas del 2018 deberían operar nueve como se prometió en agosto pasado, pero solo tenemos tres y mal logradas. El pulpo camionero se ha impuesto con todos sus tentáculos.

De la línea tres del Tren Ligero mejor ni hablemos, es posible que filmen antes otro episodio de Star Wars y que sigamos sin ver esta promesa concluida (misma en la que el gobierno federal es el mecenas).

Otra de las acciones que prometió Sandoval Díaz en 2013 fue implementar el programa de verificación vehicular. En 2017, como parte de sus cinco medidas contra el gasolinazo, anunció que pospondría esta política pública. Este año arrancó –apenas– el programa. Veremos cómo se implementa.

El gobernador podrá presumir sus cifras: que si no nos han endeudado, que si se ha podido implementar el Sistema Estatal Anticorrupción, que si hay más inversión, que sí se puede; que aún falta pero que ahí la llevan. Lo cierto es que muy difícilmente escuchamos en las calles, en las sobremesas, en las charlas con amigos, que este Jalisco es el que queremos y que aquí vivimos con la certeza de que vamos por ese camino que nos está llevando a un futuro prometedor.

Migaja

Es fácil criticar. Sí. Pero es aún más fácil olvidar. Recordar es el primer paso para exigir, fiscalizar y cuestionar.

Julio González
Acerca de Julio González 100 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*