Realismo virtual

Sepa la bola

Las plataformas digitales y redes sociales lo bautizaron como el asesino de Facebook pero este hombre de piel color cartón mojado, a rapa y barbón se llamaba Steve Stephens. Y como muchos otros saltó a la fama por un escándalo en uno de los portales más famosos de la historia del internet. El pasado domingo, decidió asesinar disparándole a un anciano en la calle y transmitir el homicidio a través de Facebook.

La policía inició la búsqueda para su captura el mismo día del homicidio pero apenas ayer, después de una persecución, fue encontrado sin vida; Steve Stephens se suicidó. Los hechos también se transmitieron en la red social de Mark Zuckerberg. Horas antes, en un evento donde el multimillonario anunció las nuevas actualizaciones de la red social, se refirió al caso: “vamos a hacer todo lo que podamos para evitar este tipo de tragedias”. Aún así Facebook permitió la transmisión del momento en el que las autoridades policiales acordonaban la zona del suicidio. En las inmediaciones se podía observar a ciudadanos tomando fotografías y videos del automóvil blanco donde estaba el cuerpo. La lógica nos lleva a pensar que esos registros no se quedarán almacenados solo en las memorias de sus dispositivos móviles sino que se compartirán en las redes.

Sin embargo, las redes sociales parecen no tener filtros –para hablar en el argot de estas- y no me refiero a cambiar de tonalidades los videos y fotos, ni a poner nariz de perrito u ojos del tamaño de caricaturas manga sino a permitir que vivamos experiencias tipo reality show.

Hoy en día ya no es necesario encerrar en una casa a un montón de personas desconocidas o famosas y transmitirlo las 24 horas del día en televisión. Hoy en día eso del Big Brother, de la Academia y todos esos reality shows ya no es redituable porque existen las redes sociales y es ahí donde desconocidos o famosos publican-transmiten-comparten su vida (en ocasiones los “x” se convierten en el tema del momento como Ruby y sus XV años o la Mars y su repudio al sistema).

La última vez que estuve con el periodista y ensayista Sergio González Rodríguez (en realidad fueron contadas las ocasiones) lo escuché utilizar el término “ultra capitalismo” para referirse al desarrollo tecnológico en un capitalismo que se ha basado en la producción de tecnología. Sostenía que nos encontramos en esta nueva era. A la par, mencionó que desde la última década del milenio anterior los medios de comunicación y ahora las redes sociales nos han llevado a vivir ciertos sucesos en “tiempo real” que han marcado la historia.

La primera guerra en “tiempo real” fue la del golfo. Sin embargo, le siguieron otros acontecimientos como el juicio de OJ Simpson, la guerra de Irak y el triunfo de Barack Obama en 2008 que fueron vividos en muchos rincones del planeta de manera virtual.

Sergio también dijo que así es como el mundo se ha ido partiendo en dos: en los hechos objetivos y en lo virtual -lo ficticio, lo aparente-.

Si colocáramos en una balanza nuestras relaciones humanas ¿Cuánto conocemos de los otros por lo virtual y cuánto por lo concreto? Su respuesta me la pueden enviar por Messenger.

Migaja

Uno de los funcionarios señalados como cómplices de Javier Duarte es el diputado federal Antonio Tarek –en su momento fue secretario de finanzas de Veracruz-. ¿Lo recuerdan? Fue el candidato que utilizó el éxito musical de Happy de Pharrell Williams para su campaña. Aquí les dejo el video. Así de creativos son.

Julio González
Acerca de Julio González 105 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*