Representar, ¿para qué?

“¿Para qué quieres representar, Susana?” Me preguntaba una amiga cercana con la que platicaba la posibilidad levantar la mano representar la agenda de Wikipolítica en el Congreso. Tenía y, ahora más que antes, tengo claros los por qués de hacer política: porque no me siento representada por ninguna mujer joven en el congreso, porque la desigualdad es insostenible, porque tengo miedo de caminar de noche en la calle, porque los partidos políticos son franquicias del poder y colocación de personal. Pero los porqués no son suficientes, los porqués están lejos de ayudarme a mí y a cualquiera de construir otra política y otro país. Ahí cabe preguntarnos ¿para qué? Sin el para qué estamos destinados a construir sin rumbo y a hacer política con la inercia que siempre termina por corromper a los “buenos” y perpetuar a los “malos”.

Aunque el proceso de pedir permiso para estar en la boleta sea enriquecedor, reconocemos que las firmas son solo un medio para hacer política. El fin es otro. El fin se responde preguntándonos ¿para qué queremos hacer política? Si logramos que la respuesta sea menos cercana a los beneficios personales y más a los colectivos, podremos aspirar a construir otra política.

 El para qué hago política todavía no lo tengo definido del todo. Tengo claridad que lo hago porque estoy convencida de que ya delegamos la política demasiado. Porque los dos años en el Congreso bastaron para darme cuenta de los alcances necesarios para ocupar un lugar institucional. Éstos bastaron para imaginarme las posibilidades de multiplicar esos espacios con otras visiones e ideas de personas comunes que decidieron hacer política.

Así que partir de mañana, y durante 40 días, estaremos en las calles personas comunes con los mismos ideales que les planteo. Tocando puertas acompañada de un equipo maravilloso, con el que tendremos conversaciones políticas banqueteras. Será en las calles donde saldremos adelante si alguien decide no darnos su firma, y continuaremos más convencidos cuando un abuelo nos de su firma diciendo que nuestra generación debe tomar la batuta.

Mañana comienza el camino para construir una oposición a la política que nos han hecho creer que está perpetuada; una fuerza que nuestro estado merece. Una responsable y sensata. Que construya sobre lo común y que no renuncie a la posibilidad de criticar y ejecutar una de las principales funciones que tienen los Congresos: ser un contra peso para los demás poderes.

Mañana 5 mujeres y 4 hombres, acompañados de cientos de personas a las que les hace sentido recuperar la política, estaremos tocando puertas y recorriendo las calles de nuestros distritos. Sepamos que la mayoría se construye dialogando en las calles. Vamos por esa mayoría para construir de la mano el para qué.

Susana Ochoa
Acerca de Susana Ochoa 15 Artículos
Feminista // Soy un cliché // #Okupante

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*