Siete discos para no olvidar el 2017

|Por Beto Sigala|

He aquí algunos discos que me siguieron durante este año que se extingue. Que haya más vida para seguir escuchando música y que la música siga siendo un bálsamo para las heridas del día a día.

The Horrors – V

The Horrors ha tenido que ajustarse a su tiempo. Desde que surgieron en la década anterior, eran una banda que se movía en el Indie rock, pero explotando los  sonidos y el look del pasado. Así, al paso de los años se han hecho más melódicos y han  ido dejando el rock de garage para incorporar más sintetizadores. Muchos de sus escuchas se han confundido, otros han sido fieles al cambio. V es un disco que no convenció a la crítica especializada y cuestiona la adaptación de The Horrors a buscar un sonido más electro en donde la guitarra persiste ya sólo como un elemento más. A mi tal vez se me nubló el juicio, pero creo que han encontrado una forma de hacer música más emotiva, sin olvidarse de su onda “darkie” y que además suena retro futurista. Supongo que es lo mejor que le he escuchado The Horrors en toda su historia.

Titán – Dama

Cuando Titán comenzó, la electrónica mexicana era algo muy underground con escenas regionales divididas en identidades. Luego a inicios de los 2000 vino el estallido de proyectos que triunfaron comercialmente. Titán pudo explotar esta tendencia, haciendo sobre todo electrónica que recurría al funk de los setenta y la estética kitsch, hasta que se fueron desdibujando a medida que avanzaba la década. 2017 ha sido el año que los volvió a hacer relevantes en la escena nacional gracias a un disco que recupera sus más socorridas influencias del post punk, llevándolas al plano de su concepto de actualidad. Dama es un disco oscuro que flota entre lo electro, el new wave y el trap mezclados en una lluvia ácida. Hubiese sido fácil recurrir a su fórmula del éxito pasado, pero Titán se negó a hacer lo mismo y se abrieron a experimentar sin perder su estilo. Además hicieron un track increíble con el mesías de los sintes, Mr. Gary Numan.

Clan of Xymox – Days of Black

Esta banda se la ha arreglado para moverse en el subterráneo de la música oscura durante más de treinta y cinco años. Nunca han desistido de sus fundamentos, pero tampoco ha rechazado la evolución de su estilo. Tampoco han estado quietos y en 2017 volvieron con un trabajo de estudio que le señala al mundo que ellos son los dueños del darkwave, justo en un tiempo en que Europa vuelve a tener mucho interés sobre este género. Days of Black es un disco de melancolía y densos pensamientos que se acompañan con un música fina. El álbum mantiene una constante de canciones oscuras, atmosféricas, que llevan a un trance de liberación espiritual. Son días oscuros en la humanidad, tal vez el futuro se vislumbra con más nubarrones y el Clan lo sabe desde hace mucho tiempo. 

The War on Drugs – A Deeper Understanding

“Americana” es la mejor amalgama del rock con la música popular de los Estados Unidos.  The War on Drugs es unos de los proyectos actuales encargados en recuperar bien ese estilo que fue muy popular en los setenta. Ellos no niegan su admiración por Bruce Springsteen, al contrario, saben que no están descubriendo el hilo negro, pero aun así se puede seguir haciendo rock en una época en que a la mayoría de la juventud se decanta por el EDM o el Hip Hop. Con Lost in the Dream llamaron la atención del mundo frívolo, pero con A Deeper Understanding han logrado consolidar su sonido propio, que sigue teniendo similitud con la emulación del pasado, no obstante, tiene la capacidad de acariciar la frescura. El disco es un paseo en trailer por una carretera desolada con montañas nevadas a los costados.

Nine Inch Nails – Add Violence

Puede que Trent Reznor haya dejado el mundo de las adicciones y ahora sea un padre amoroso que dedique más tiempo a su familia, pero eso no ha evitado que conserve una visión pesimista del mundo. En 2016 Nine Inch Nails liberó Not The Actual Events, un EP que expresa de manera críptica el mundo de hoy cargado de opiniones negativas. 2017 fue la continuación de este trabajo con Add Violence, que, así como su antecesor, refleja con mucha música programada una sociedad descompuesta. Después de todo, la vida es una espiral de sufrimiento y Nine Inch Nails siempre ha sabido musicalizar lo que no funciona bien de la actualidad y los dilemas de la psiqué. Tener un opinión y acceso a internet no te hace experto en nada.

Chelsea Wolfe – Hiss Spun

La guitarra ha perdido peso en el rock de estos días, muchas bandas que crecieron adulando los riffs contagiosos, ahora parecen ir hacia el electro pop que es más complaciente para los oídos de los millennials. No es el caso de Chelsea Wolfe quien inició su carrera haciendo discos orientados al synthwave, después viró al folk en penumbras y que hasta 2017 encontró en el ruido y el doom metal deslavado una bandera que ha llamado la atención de muchos. Chelsea es una mujer hermosa, pero es más una mujer con fuerza en el escenario y poderío para escribir sobre un mundo abrumador, sobre un pesimismo inagotable y ha sabido reflejar todo esto con su trabajo Hiss Spun. Este álbum ha sido su consolidación en el contradictorio mundo del rock actual. No se confundan, ella no es la hermana perdida del reverendo Manson, ella no quiere llamar la atención de nadie y en las sombras, con su enorme voz, hace bellas canciones del desencanto.

The Jesus and Mary Chain – Damage and Joy

Esta banda se retiró en 1998 odiando ese presente, asqueados de la música y cada vez más ignorados. Casi nadie contaba con que regresaran, pero también muy pocos anticiparon que el shoegaze volvería a llamar la atención de muchos músicos actuales. Ahora en 2017, algunos novatos se jactan de ser amantes de la distorsión y la indolencia ante lo cotidiano. Este tiempo era preciso para que The Jesus and Mary Chain volviera con Damage And Joy, un álbum que no es sorprendente, ni novedoso, pero es rock capaz con el sello único de estos viejos de Escocia que representan bien el frío en el alma y los paisajes lluviosos de las tierras altas. Sky Ferreira es una chamaca que ahora la hace de Hope Sandoval como voz femenina que acompaña a Jim Reid y le da un toque de juventud a la música que hacen ahora. Si digo que para mi es el mejor disco de rock del 2017, tal vez a nadie le importe, pero eso no significa que no tenga algo de razón.

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*