El sinuoso camino de la PGR a la Fiscalía General

||El último procurador que duró un sexenio fue Sergio García Ramírez en la administración de Miguel De la Madrid Hurtado de 1982 a 1988

|Por Okupo +|

Después de casi un año al frente de la Procuraduría General de la República (PGR), Raúl Cervantes Andrade presentó hoy su renuncia en el Senado. Su salida ocurre en medio del debate y negociaciones en torno a las iniciativas relacionadas con la Fiscalía General de la Nación. “Algunos legisladores y políticos han utilizado mi nombre y mis supuestas aspiraciones como una excusa para no avanzar en la aprobación de las leyes que permitirán mejorar las condiciones y herramientas con las que se procura justicia”, señaló Cervantes Andrade.

El pasado 30 de agosto la secretaria general del Partida de la Revolución Democrática (PRD), Beatriz Mojica, exigió que se eliminara el “pase automático” aprobado en la Reforma Política de 2014 que permitiría que el titular de la PGR fuera nombrado el primer fiscal general. Mientras tanto, una iniciativa de reforma enviada por Enrique Peña Nieto para remover el pase fue congelada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La clave

El próximo año se cumple el plazo para que la Fiscalía General de la Nación sustituya a la PGR. Quien sea nombrado para estar al frente del nuevo aparato de justicia estará en el cargo durante 9 años. Mientras tanto, Alberto Elías Beltrán será el encargado de despacho en la PGR.

Los escándalos de la PGR en el sexenio de Peña Nieto

Jesús Murillo Karam fue nombrado procurador el 4 de diciembre de 2012 y durante su gestión tuvo varias pruebas y fracasos. Entre éstos se encuentra la explosión del 31 de enero de 2013 en el Complejo Administrativo Pemex, la acusación de lavado de dinero contra Elba Esther Gordillo y la puesta en libertad de Rafael Caro Quintero. Pero el mayor escándalo ocurrió en torno a la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014. El  entonces procurador sostuvo que la “verdad histórica” del caso fue que los estudiantes fueron asesinados y calcinados. Versión que fue puesta en duda por peritajes realizados por expertos extranjeros.

Cinco meses después de lo acontecido en Iguala, Guerrero, la PGR y su titular, Murillo Karam, estaban sumidos en una crisis de credibilidad. Esto alentó los primeros cambios en el gabinete de Enrique Peña Nieto. Murillo Karam salió de la PGR para estar al frente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU). Lo sucedió en el cargo Arely Gómez González, que hasta entonces ocupaba un escaño en el Senado.

Desde que asumió el cargo Arely Gómez González se enfrentó a señalamientos por “conflicto de intereses” al ser hermana del viceprecidente de Noticieros Televisa, Leopoldo Gómez. Durante los 20 meses que ejerció el cargo dejó pendientes los grandes temas en cuanto a violación de derechos humanos, concretamente Ayotzinapa, Ecuandureo, Tlatlaya y Nochixtlán. El primer desencuentro lo tuvo con uno de sus subalternos, Tomás Zerón de Lucio, quien la corrigió con que se mantenía la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa cuando ella había declarado que se abrirían nuevas líneas de investigación.

Previo a su salida, Gómez González admitió que la Fiscalía Especializa de Búsqueda de Personas Desaparecidas no contaba con suficientes recursos ni capacidad para atender a los familiares de los desaparecidos. Pero un caso que sí atendió la PGR bajo la batuta de Gómez González fue el proceso contra el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, quien cuenta con decenas de denuncias por daño al erario y lavado de dinero, actualmente prófugo de la justicia.

Luego de 20 meses de exiguos resultados en la PGR, el 26 de octubre de 2016 el presidente Enrique Peña Nieto propuso a Arely Gómez González como titular de la Secretaría de la Función Pública (SPF) y al senador Raúl Cervantes Andrade como su sucesor en la Procuraduría. Entre los señalamientos que se han hecho en su contra se encuentra la posesión de un Ferrari con valor cercano a los 4 millones de pesos, registrado en un domicilio deshabitado en Morelos.

Pero el mayor escándalo bajo el mandato de Cervantes en la PGR fue el del malware Pegasus, una herramienta informática utilizada para espiar a periodistas y activistas. El software fue comprado a la empresa israelí NSO Group y método consiste en enviar un mensaje de texto con una liga a un teléfono celular. Si el usuario pica el enlace, pone a disposición los contenidos de su teléfono. A pesar de que dependencias mexicanas han comprado software a dicha empresa, no se ha comprobado un vínculo entre el gobierno mexicano y los actos de espionaje a ciudadanos.

+ Datos

Según lo publicó Alejandro Hope en su cuenta de Twitter, desde 1988 ningún procurador ha permanecido durante un sexenio completo…

Por su parte, Javier Barain comparte las siguientes etapas del proceso para la designación del fiscal general…

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*