¿Qué tan ‘ruidoso’ es el ruido?

||En los últimos tres fines de semana, los inspectores tapatíos han clausurado 78 bares y salones de eventos por exceder los decibeles permitidos en el reglamento

|Por Julio González|

Vivimos en ciudades en las que como parte de su ADN está el ruido. No podemos imaginar las metrópolis sin los sonidos de los automotores, del transporte público, de los trenes, vecinos, las escuelas, las fiestas, las manifestaciones, los bares, las construcciones y demás elementos que conformas las urbes.

Sin embargo, nos hemos acostumbrado a éste y a su vez la subjetividad- como en muchos otros casos- acompaña al término “ruido”: lo que para ti es ruido, para mí no lo es. Además de que los dueños de los bares han argumentado que con las clausuras o el bajo nivel de la música, los clientes dejaran de acudir; bajará el consumo y por ende afectara la economía de la ciudad.

El diccionario de Oxford tiene cuatro definiciones de la palabra ruido. No obstante, aquí tomaremos las primeras dos para “no hacer más ruido”.

  1. Sonido inarticulado, sin ritmo ni armonía y confuso.
  2. Alboroto o mezcla confusa de sonidos.

Ambas definiciones pueden resultar ambiguas y más cuando se trata del tema que hoy Okupo+ plantea: el ruido causado por los bares y antros en la ciudad.

El ayuntamiento de Guadalajara se ha puesto estricto con el cumplimiento de los reglamentos vigentes en el municipio en materia de comercios.

De hecho, hasta el fin de semana pasado sumaban un total de 78 bares y salones de eventos clausurados en los últimos tres fines de semana (la noche del viernes y la del sábado).

Tan solo el viernes 2 y el sábado 3 de junio los inspectores tapatíos clausuraron  13 establecimientos.

La clausura se debe a que según los trabajadores municipales, los comercios excedieron el límite de decibeles permitidos por el Reglamento para el Funcionamiento de los Giros Comerciales, Industriales y de Prestación de Servicios para el Municipio de Guadalajara.

El objetivo de dicho reglamento es “regular el funcionamiento de las actividades comerciales, industriales y de prestación de servicios que se instalen o estén instaladas en el municipio procurando que todos ellos se sujeten a las bases y lineamientos de seguridad e higiene determinados por el presente ordenamiento y demás disposiciones legales que resulten aplicables”.

Aunado al reglamento, existen personas que se han agrupado para luchar en pro del silencio o mejor dicho, de que no sean molestados por el ruido de otros. Un ejemplo de ello es la Cruzada contra el ruido en Guadalajara que tiene como objetivo se dicen ser “un grupo de ciudadanos que promueve una nueva cultura del ruido. Buscamos organizar a los afectados por este mal para impulsar juntos la renovación de normas e instituciones que previenen, vigilan y sancionan el ruido de negocios y de particulares”.

Ellos se han basado en lo que el Artículo 15, en una de sus fracciones, dicta. Ahí se puede leer que se prohíbe a los establecimientos “causar ruidos que excedan los 68  decibeles (dB) del horario que comprende de las 06:00 a las 22:00 horas, y de 65 dB en el horario que comprende de las 22:00 a las 06:00 horas”.

¿De dónde sale la medición?

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Artículo cuarto se establece el derecho de “toda persona a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar”.

Esto implica la “protección del conjunto de elementos naturales y artificiales o inducidos por el hombre que hacen posible la existencia y desarrollo de los seres humanos y demás organismos vivos que interactúan en un espacio y tiempo determinados”.

Por su parte, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, prohíbe las emisiones de ruido en cuanto se rebasen los límites máximos establecidos en las normas oficiales mexicanas (NOMs) expedidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Por ello se creó la NOM-081-SEMARNAT-1994 que establece las siguientes mediciones.

Límites máximos permisibles según la NOM-081-SEMARNAT-1994

ZONA HORARIO LÍMITE MÁXIMO
PERMISIBLE dB (A)
Residencial1 (exteriores) 6:00 a 22:00

22:00 a 6:00

55

50

Industriales y comerciales 6:00 a 22:00

22:00 a 6:00

68

65

Escuelas (áreas exteriores de juego) Durante el juego 55
Ceremonias, festivales yeventos de entretenimiento. 4 horas 100

¿En qué hace daño el ruido?*

Los académicos del Departamento de Psicología, Educación y Salud del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Everardo Camacho Gutiérrez y Claudia Vega Michel realizaron estudios sobre las consecuencias en salud que tiene el ser humano cuando es expuesto constantemente al ruido.

Los investigadores se cuestionaban si los habitantes cotidianos de tres espacios de Guadalajara donde los sonidos están arriba de los 85 dB, por lo menos ocho horas diarias, durante cinco años o más, tienen mayores niveles de estrés y hábitos de conducta distintos que los que hacen su vida en tres zonas que no pasan los 65 dB, que es lo marca NOM-081-SEMARNAT-1994  y lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Everardo Camacho Gutiérrez y Claudia Vega Michel realizaron el estudio a partir de reportes de hábitos de vida y el análisis de la hormona cortisol, que se concentra en la saliva y se eleva ante los estímulos estresores.

El cortisol tiene una respuesta adaptativa que, ante el estrés, produce cambios metabólicos en el organismo: apaga el sistema inmunológico (un apagón prolongado no ocurre ante situaciones esporádicas que nos causan agobio como una entrevista de trabajo, un proyecto final universitario, o un ruido estruendoso repentino como el de los cuetes, sino con situaciones crónicas).

En el estudio se demostró que los más expuestos a los sonidos estridentes sufren más estrés y, por lo tanto, son más vulnerables a padecer enfermedades físicas.

Entre sus conclusiones se puede leer que no es cierto que las personas se habitúen al ruido sino que van perdiendo la audición cuando están expuestos a ruidos estridentes de manera cotidiana.

Una alternativa para protegerse de los estragos que puede causar el ruido es el uso de tapones y la realización de actividades físicas para mitigar el estrés producido por el ruido.

 

*Con información del ITESO

Julio González
Acerca de Julio González 43 Artículos
Reportero // Caminante //escribe la columna "Sepa la bola" // Profesor.

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Qué tan ‘ruidoso’ es el ruido? - El Barrio Antiguo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*