Twitter Futbol Club

|Paco Morett|

El Sodoma y Gomorra del siglo XXI se llama Twitter, un sitio anarquista, ruin y donde aparecen insultos más rápido que mosquitos en verano. Que complicado debe ser para los analistas deportivos y para los que se sienten parte del gremio soportar semejante desdicha cada que hay un partido de interés global. Para fortuna de los aficionados neutrales, los cuatro equipos que más polémica generan en México jugaron en un lapso de 48 horas, mal presagio para los “profesionales” de la opinión deportiva con cuentas en la red social.

América, Guadalajara, Real Madrid y Barcelona disputaron sus citas internacionales buscando acceder a la siguiente fase de sus campeonatos. Los mexicanos tras la final de la Concachampions y los españoles, las semifinales de la Champions de verdad. Uno de cada continente lo logró y su acérrimo rival fue protagonista de sus propias películas de terror.

New York Red Bulls no le iba a hacer gol a Chivas ni con cinco porterías, además de que Rodolfo Cota se vistió de héroe, un somnífero 0-0 le dio al rebaño el boleto a la final del torneo. América no pudo remontar el 1-3 de la ida contra Toronto en el Azteca, ni siquiera pudo ganar el partido. Fracaso azulcrema, el primero del semestre porque también se quedan sin liga, lo último ya es especulación. Entonces Toronto y Guadalajara lucharán para llegar al mundial de clubes de diciembre, los canadienses tienen un mejor cuadro y el haber echado a los Tigres y al América aumenta su confianza; el cerrar en casa será el principal factor que le favorece a los tapatíos en esta decisiva serie para Matías Almeyda.

Ya cubierta la emocionante CONCACAF, vámonos a Europa. En la primera tanda de juegos, el Barcelona llegó a Roma con 4-1 de ventaja. Todos los que no somos tifosi de la Roma, pensábamos en que sería un mero trámite. 90 minutos más tarde, la loba consumó la hecatombe blaugrana. Un colapso sin precedentes para un equipo con Lionel Messi en el campo. No ardió Troya, fue Twitter que se llenó de los recurrentes memes y de los madridistas regocijándose de sus fúnebres archirrivales. Esto sólo fue el aperitivo, el plato fuerte lo sirvió la Juventus en el Santiago Bernabéu y los enervantes, cortesía del colegiado inglés Michael Oliver.

 

Los italianos tenían la misión imposible de remontarle tres goles al Madrid en su patio. Con la fiebre que generó la Roma, los bianconeri aprovecharon la excesiva confianza de los locales y el pésimo planteamiento propuesto por Zidane. Al medio tiempo estaban a un gol de lograr la hazaña, acto logrado en el segundo tiempo… Hasta que apareció el hombre más odiado en Barcelona. Si en Barcelona, no en Turín: el señor Michael Oliver. El árbitro británico pitó penal a favor de los blancos en el minuto 93 de partido, golpes, insultos y un Buffon expulsado después, Cristiano Ronaldo mandó a la Juve de vuelta a casa. El 66% de los lectores de La Gazzetta Dello Sport, el diario deportivo más leído en Italia creyó que sí fue penal.

He ahí el momento para ingresar a Twitter y presenciar la guerra civil entre neomadridistas y la nueva ola de culés. ¿Penal o robo? Para diario Sport de Cataluña, “El Robo del Siglo”, para MARCA, penal clarísimo. El Madrid y Barcelona son los únicos equipos en el mundo en crear este nefasto claroscuro. Los líderes de opinión dando su punto de vista y la primera fila de peones twitteros salió a la caza con argumentos tan absurdos que ni un niño de ocho años puede dar. Los merengues estuvieron al borde de una humillación doble: la eliminación y soportar la burla que horas atrás todavía azotaba a los indefensos culés.

¿Acaso ya no se puede disfrutar de un partido de futbol sin tomar bandos? ¿Tiene que ser Messi o Ronaldo? ¿Tiene que ser Madrid o Barcelona? Claro que gran mayoría de estos trolecillos tienen más faltas de ortografía entre los caracteres de un tweet que años de vida. Escondidos en cuentas “oficiales” de sus equipos atacan sin ton ni son a quienes llevan décadas gozando del futbol y lo seguirán haciendo hasta que su peste sea erradicada. Jornadas tan polémicas, intensas y plagadas de tanto drama ya no se ven muy a menudo con la disparidad económica. Roma y Juventus dieron la cara por los románticos del deporte. Gracias.

Por cierto, para mí sí es penal.

 

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*