Voces que aún nos hablan

Poner orden en nuestros archivos puede ser, además de una tarea descomunal, una fuente de sorpresas varias. Hace algunas semanas emprendí la tarea de ordenar aunque fuera superficialmente el archivo del programa Señales de Humo en el que participé durante cerca de quince años. La labor aún está en condiciones precarias pues hay mucho qué clasificar y revisar, pero por algo se empieza.

Al hacer el recuento de las muchas entrevistas realizadas en ese tiempo aparecieron las primeras sorpresas: un buen número de personajes entrevistados ya no están con nosotros, han muerto. Claro, en quince años muere mucha gente, así que en principio no debería haberme sorprendido, pero qué quieren, me impactaron los nombres y las voces que me fui encontrando. El siguiente paso fue pensar: ¿qué hacer con ello? ¿archivarlo y esperar a que alguien lo considere un material interesante de consulta en un futuro incierto? Se me ocurrió otra idea: ¿por qué no compartir otra vez las voces de esos personajes desaparecidos, apelando a la probable vigencia que sus palabras puedan conservar? Si bien algunas de esas entrevistas fueron realizadas con motivaciones específicas -la reciente edición de un libro, algún concierto próximo, una exposición que se acercaba- cuya vigencia podría perderse con el paso del tiempo, descubrí que había un buen número de casos con algo más. Los entrevistados, por la naturaleza misma del programa de origen, fueron siempre personajes ligados a la cultura y sus palabras aludían a cierta visión del mundo, a una filosofía particular sobre el trabajo y el arte; eran una toma de postura que me parece aún pertinente. Por ello decidí dar una “segunda vuelta” a esas voces que, supongo, aún nos pueden hablar.

Desde hace tiempo he estado interesado, aún sin ninguna pretensión académica de historiador, en el registro de personas y acontecimientos que me parece que pueden aportar a una especie de micro historia regional, a una suerte de memoria cultural que hace falta, sospecho, no solo para apreciar el pasado de manera nostálgica, sino para no cometer la arrogancia de pensar que cada día descubrimos el agua tibia. Por ello, en parte, esta revisión de voces que juzgo importantes.

Entre los personajes con quienes en su momento tuve el privilegio de conversar y que ahora he hallado de nuevo hay escritores: el novelista Gustavo Saínz, los poetas Gerardo Deniz y Antonio Cisneros, el cuentista Guillermo Samperio, el ensayista José María Pérez Gay; músicos de diferentes ámbitos: Luis Herrera de la Fuente, Domingo Lobato, Eugenio Toussaint, Jorge Reyes, Chavela Vargas; críticos como Emmanuel Carballo y Raquel Tibol; periodistas como Federico Campbell o Sergio González Rodríguez; maestras de la danza como Gloria Contreras; artistas plásticos y promotores de arte como Gabriel Canales, Jorge Martínez, Carlos Ashida o Miguel Aldana; un artesano como Jorge Wilmot; la actriz Arcelia Maisterrena; la historiadora Carmen Castañeda. En fin, hombres y mujeres que dedicaron su vida y su pasión a algún aspecto cultural y que destacaron en el ámbito regional o nacional.

El resultado de todas esas reflexiones lleva el nombre de “El Humo de los Días”, una serie que irá creciendo poco a poco y que está hospedada en la plataforma www.senalglobal.com. El primer episodio de la serie ya está a disposición de quien quiera acercarse y ha sido dedicado al artista textil, amante del teatro, formidable cocinero y amigo entrañable, Gabriel Canales.

Alfredo Sánchez
Acerca de Alfredo Sánchez 32 Artículos
Músico // periodista // hombre de la radio

Escribe el primer comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*